Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El instituto del presunto pederasta de Castelldans (Lleida) emitió un informe contrario a que acogiera menores

Técnicas del instituto Intress emitieron un informe en 2001 contrario a que el presunto pederasta de Castelldans (Lleida), acusado de abusar de los menores que tenía en acogida bajo la tutela la Generalitat de Cataluña, tuviera un minicentro de acogida, o lo que es lo mismo más de dos menores a su cargo.
Las técnicas del Intress han desvelado la naturaleza de su informe este miércoles en Lleida, en su declaración ante el juez que instruye el caso de presunto pederasta, D.D. que fue detenido en julio, según ha explicado el abogado de algunos de los jóvenes que se consideran víctimas, Fracesc Sapena.
"Las trabajadores Intress llegaron a la conclusión de que este señor no podía tener tantas personas en acogida porque no era normal en una persona soltera que no tuviera un proyecto de vida en común con alguien", ha afirmado Sapena.
Sapena ha añadido que el presunto pederasta buscó otra entidad que avalara su idoneidad para acoger niños cuando conoció el informe.
David D., de 48 años, está en prisión acusado de abusos a menores y de posesión de material pornográfico, en el que aparecen algunos de los 14 menores --ninguna niña-- que había acogido desde 1997, aunque estos hechos no se detectaron en ninguno de los 34 controles que pasó por parte de los trabajadores sociales de la entidad Fundació Juvanteny, que hacía el seguimiento de los niños tutelados.
Sapena considera que el juicio podría celebrarse antes del verano dado que la instrucción ya está prácticamente finalizada.
El letrado lleva la acusación de cuatro jóvenes ya adultos que vivieron con el presunto pederasta y también representa a las novias de dos de ellos.
El acusado había grabado siendo mayores de edad a algunos de ellos mientras mantenían relaciones sexuales con sus novias, que ahora han denunciado.
En el proceso se ha personado como acusación particular la Generalitat y la Fundació Juvanteny, que hacía el seguimiento de los niños tutelados por la Generalitat.