Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La sociedad instrumental de Rato Albisa quiso importar coltán de Venezuela y financiar gasoductos en Colombia

La empresa hizo gestiones para abrir negocio en el Kurdistán iraní y participar en cadenas hoteleras y campañas para bancos
La sociedad instrumental del exvicepresidente del Gobierno Rodrigo Rato Albisa, hizo en 2013 las gestiones comerciales necesarias para importar coltán, mineral clave para la fabricación de componentes electrónicos, desde Venezuela y Colombia.
Según se desprende del sumario del caso Rato, al que ha tenido acceso Europa Press, uno de los presuntos testaferros del expresidente del FMI, Miguel Ángel Montero, hizo también labores de captación de compañías importadoras de cobre y aceite de girasol.
El interés comercial de Albisa parece abarcar un extenso abanico de áreas. Por ejemplo, Montero exploró en 2013 las posibilidades comerciales para la empresa en el Kurdistán iraní y la financiación de un gasoducto en Barranquilla (Colombia) y otro en la Isla de San Andrés.
GUÍA DE CASAS DE LUJO
La compañía con la que se vincula a Rato quiso participar, además, en la elaboración de una guía de casas de lujo que debía distribuirse entre los 16.000 mejores clientes de Banif y el Banco Santander. Realizó estudios para ofertar a la Universidad de Barcelona la creación del primer campus norteamericano de Medicina.
El sector bancario no era tampoco ajeno a Albisa. La sociedad que Rato empleó, presuntamente, para ocultar el cobro de comisiones irregulares, ofreció al banco Santander, el Sabadell y La Caixa, campañas para la fidelización de clientes, y quiso realizar para la primera entidad la Campaña de Navidad de 2012.
La sociedad mercantil que, según Hacienda, habría utilizado el exvicepresidente del Gobierno para ocultar pagos ilegales por contratos de publicidad concedidos por Bankia, quiso también participar en la explotación de varios hoteles de la cadena Hyatt. Participó también en las gestiones de venta del hotel Tryp Chamartín y el Hesperia Castellana.