Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los interlocutores de ETA en la negociación de Argel

Eugenio Etxebeste, alias Antxon, en una imagen de archivotelecinco.es
Eugenio Etxebeste, Antxon, sustituyó a Txomin en las negociaciones cuando este murió en un accidente de tráfico en 1987. 
Antxon ingresó en ETA en 1975. Tras el fracaso de las Conversaciones de Argel fue confinado a República Dominicana. En julio de 1997, el Premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel, le pidió que intentara salvar la vida del concejal del PP, Miguel Ángel Blanco, que después de 48 horas de secuestro fue asesinado. Antxon dijo: "No se a quien llamar y por lo tanto ni lo voy a intentar". En agosto de ese año fue entrgado a las autoridades españolas.
En 2001, la Audiencia Nacional le condenó a 10 años de cárcel por pertenencia a banda armada. Él aseguró ante el Tribunal que no pertenecía a ETA desde 1986.
Junto a Antxón fue condenado por el saco Sokoa, Makario. A Ignacio Arakma se le atribuyen 18 asesinatos y los secuestros de Diego Prado y Colón de Carvajal en 1983. Tras participar en la mesa de Argel fue deportado con Antxon y después entregado a las autoridades españolas. Ha sido condenado en varios procesos.
En noviembre de 2004, firmó junto a otros miembros históricos de ETA como Pakito, una carta dirigida a la dirección de la banda en la que abogaba por el abandono de las armas. En 2005 le expulsaron de ETA.
Belén González Peñalva, Carmen , fue la tercera etarra que se sentó en la mesa. Carmen formó parte del comando Madrid, al igual que Makario, por lo que participó en los mismos secuestros que éste en 1983. Está implicada en tres asesinatos y en el atentado que le costó la vida a Cristóbal Colón de Carvajal en 1986.
Deportada también a República Dominicana tras las Conversaciones de Argel, escapó del país caribeño con documentación falsa en 1998. En 1999 volvió a participar en negociaciones con el Gobierno en Zurich. Ese año la detuvieron en Paris. Ya en España, en 2006, la Audiencia la condenó a 53 años de cárcel por asesinato y en 2007 a 467 por participar en el atentado de la Plaza de la República Dominicana en Madrid
 
EB