Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El juez que investiga la violación y muerte de una joven en Sevilla cita a una decena de testigos

El juez de Instrucción número 16 de Sevilla ha citado a declarar a una decena de testigos dentro de la investigación abierta contra un hombre de 46 años de edad detenido por presunta agresión sexual y homicidio sobre una joven de 31 años que había ingerido medicamentos en el parque de María Luisa para intentar acabar con su propia vida.
En este sentido, fuentes del caso han informado a Europa Press de que el juez Juan Gutiérrez Casillas ha citado a declarar el próximo día 8 de abril a una decena de testigos, entre los que se encuentran amigos y conocidos de la víctima y también una persona que habría visto al sospechoso en el parque el mismo día de los hechos.
El pasado día 11 de marzo, el Juzgado ordenó el ingreso en prisión provisional, comunicada y sin fianza de F.M.S. por presuntos delitos de agresión sexual y homicidio, tal y como solicitó la Fiscalía de Sevilla.
En su declaración judicial, el detenido explicó que sobre las 21,00 horas del día 23 de febrero coincidió en el Parque de María Luisa con la víctima, Sara D.M., de 31 años y a la que no conocía con anterioridad, de manera que ambos decidieron mantener relaciones sexuales de mutuo acuerdo, por lo que las mismas fueron "consentidas" y estando la chica consciente.
El detenido, no obstante, sí admitió que la joven estaba "un poco mareada", extremo que atribuyó a que pensaba que habría tomado un par de copas.
Al hilo de ello, el investigado declaró que, tras mantener las relaciones sexuales, se despidió de la joven y se marchó del parque sobre las 22,00 horas, de manera que no se enteró del fallecimiento hasta la mañana del día siguiente, 24 de febrero.
El imputado negó que las relaciones fueran violentas, algo que contradicen los informes forenses, que han concluido que la joven falleció por un shock hipovolémico debido a la abundante pérdida de sangre provocada por los abusos sexuales que sufrió y no por los efectos de los barbitúricos ingeridos con la intención de acabar con su propia vida.
El detenido, vecino de Sevilla, cuenta con varios antecedentes policiales, entre ellos por malos tratos, aunque ninguno de estos antecedentes es de índole sexual.
LOS HECHOS
Según informó la Policía Nacional, la detención fue llevada a cabo en la noche del martes día 8 de marzo gracias a las pruebas biológicas halladas en la ropa de la víctima y a las declaraciones de los testigos, que localizaban en el lugar de los hechos al sospechoso que, según las hipótesis de la Policía, "no tenía ningún vínculo" con la víctima.
Así, se le acusa de un delito de agresión sexual y de homicidio, ante la "importante pérdida de sangre" de la joven provocada por las heridas realizadas durante la "sumamente violenta" agresión, según señala.
En este sentido, cabe señalar que el cuerpo sin vida de la joven sevillana fue hallado en la mañana del día 24 de febrero por un viandante que paseaba por el mencionado parque a primera hora de la día. Una vez se recibió el aviso, las unidades especializadas en este tipo de casos de la Policía Nacional se personaron inmediatamente en el lugar, comprobando la presencia del cadáver de la joven.
Desde ese momento, se activó el protocolo específico pertinente, estableciendo en primer lugar un área de seguridad en torno a la joven al objeto de salvaguardar las posibles pruebas del delito que hubiera cerca de la víctima. Así, indica que el cuerpo de la joven presentaba signos de haber sido sexualmente agredida, confirmando la posterior autopsia esta información.
"ALETARGAMIENTO" POR LOS MEDICAMENTOS
La investigación llevada a cabo por el Grupo de Homicidios de Sevilla ha permitido averiguar que en la noche del día 23 de febrero la víctima se dirigió andando hacia el parque de María Luisa y, una vez allí, ingirió una serie de medicamentos que le provocaron un estado de aletargamiento que mermó su capacidad física y psíquica.
Este momento fue aprovechado por un individuo que se encontraba en el parque para acercarse y agredir sexualmente a la joven con suma violencia, llegando a provocarle heridas por las que sufrió una importante pérdida de sangre.
Según las hipótesis barajadas por la Policía, el agresor no tenía ningún vínculo con la víctima, la encontró de manera fortuita y aprovechó su aletargamiento para cometer los delitos, lo cual hacía más complicada la labor de su localización.
En este marco, los agentes abrieron todas las líneas posibles de investigación, contando con la presencia en el parque de unidades especiales entre ellas guías caninos, quienes rastrearon todo el perímetro. Además de esto, las prendas de la víctima y todo tipo de restos hallados en el lugar de los hechos fueron remitidos a la Unidad de Policía Científica quienes localizaron restos biológicos en la ropa de la víctima pertenecientes a F.M.S..
Las declaraciones tomadas por los agentes a los testigos situaron al agresor en la escena del crimen la noche de la agresión, quedando identificado de esta manera el presunto autor, tras lo que fue en la noche del martes 8 de marzo cuando los agentes del Grupo de Homicidios detuvieron a este individuo.