Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La izquierda abertzale niega presiones y habla de "disensiones internas"

El coordinador de Aralar en Navarra, Txentxo Jiménez. EFE/Archivotelecinco.es
La izquierda abertzale de Olazagutía ha negado niega haber ejercicio presiones sobre el equipo de gobierno local y atribuye la dimisión anunciada por el alcalde y los cuatro concejales de NaBai a "disensiones internas" y a su "falta de capacidad".
"La no aceptación de Batasuna de haber perdido las elecciones" ha convertido la situación en "un proceso de acoso y derribo con intimidaciones, amenazas y ataques personales" que "se acentúan en los últimos tiempos" hasta que NaBai "en bloque ha decidido dejarlo", afirmaba ayer en declaraciones a Efe el coordinador de Aralar, Txentxo Jiménez.
Hoy, sin embargo, la izquierda abertzale, con tres concejales en Olazagutía, subraya en un comunicado que estas explicaciones dadas por Aralar, como socio de NaBai, son un "nuevo capítulo de despropósitos y falsas acusaciones" y recuerda que en esta legislatura ya han dimitido otros dos alcaldes de NaBai.
En esta tercera ocasión, apunta, los motivos son "las divisiones internas entorno a la incineración" en Cementos Portland, "la mala gestión en la preparación de las fiestas" y "el incumplimiento de compromisos con organismos populares".
"Estas son las razones, y no otras", afirma, y además añade que la izquierda abertzale lleva "mucho tiempo trabajando por la convivencia en Olatzagutia y son otros quienes quieren crispar la vida social y municipal", algo que en su opinión se demuestra en sus declaraciones y boletines en los que sostienen su "escrupuloso respeto a la voluntad popular como base sobre la que resolver la continua crisis institucional" del Ayuntamiento.
Por el contrario entiende que "la elección de los días previos a las fiestas patronales del pueblo para la escenificación de este montaje político, no es la mejor opción para el deseable transcurrir de las mismas, máxime cuando las dimisiones se efectuarán, según han anunciado, después de finalizadas".
Por eso hace un llamamiento a los vecinos para que estas fiestas "sirvan para alimentar la unidad" y disfrutar de ellas, porque Olazagutía, dice, es "un pueblo amable" y cuanta con un ambiente "que nada tiene que ver con la imagen de crispación que de nuestro pueblo algunos quieren vender".
Además la izquierda abertzale invita a través de este comunicado al equipo del gobierno local a una reunión con sus concejales "con luz y taquígrafos" para "poner encima de la mesa toda la información y aclarar los términos de las insinuaciones vertidas".