Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La izquierda abertzale ve intereses políticos en la decisión del TC para tratar de prolongar la doctrina Parot

La portavoz de la izquierda abertzale (IA) Maribi Ugarteburu considera que la decisión del Tribunal Constitucional (TC) de rechazar los 16 recursos de presos de ETA contra la aplicación de la llamada Doctrina Parot demuestra que el Estado español "moldea la legalidad según sus intereses políticos".
En un comunicado, Ugarteburu ha señalado que la decisión del TC "no es más que un desesperado intento de ganar tiempo y de prolongar innecesariamente el sufrimiento de los 60 reclusos afectados por la doctrina 197/2006 y de sus familiares".
Además, ha recordado que la sentencia dictada por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo el pasado 10 de julio es "clara y tajante" al establecer que "la aplicación de esa Doctrina es ilegal y se debe derogar".
La portavoz de la izquierda abertzale ha apuntado que, pese a ello, el Estado español "se empecina en hacer oídos sordos y ganar tiempo". A su juicio, "dilatar el acatamiento de lo dictado por Estrasburgo es denunciable desde tres planos, el de los Derechos Humanos, el jurídico y el político".
En lo que respecta a los Derechos Humanos, ha afirmado que la decisión del TC "prolonga el sufrimiento de 60 presos políticos y de sus allegados", a lo que ha añadido que el Estado español "ha convertido la vulneración de derechos en su único argumento político".
En segundo lugar ha criticado que el Estado español "moldea la legalidad en base a sus intereses políticos, desde una actitud antidemocrática". Además, ha destacado que "dar la espalda a una sentencia dictada por un tribunal del rango del de Estrasburgo denota el total déficit democrático del Estado español".
Asimismo, ha constatado que "queda muy de manifiesto, también ante las más altas instancias internacionales, que el Estado español se empecina en tomar medidas contrarias a las ansias de paz de la sociedad vasca".
"Esa actitud no se entiende, ni en Euskal Herria ni en Europa, y la sentencia sobre la doctrina Parot es una clara muestra de ello", ha concluido.