Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los laboristas, humillados en las elecciones locales inglesas

El primer ministro británico, Gordon Brown. EFE/Archivotelecinco.es
El gobernante Partido Laborista se ha visto humillado en las elecciones locales parciales inglesas celebradas este jueves junto a las europeas, cuyo resultado no se sabrá, sin embargo, hasta mañana.
Los "tories" se han hecho con viejos feudos laboristas en los condados de Lancashire, Nottinghamshire, Staffordshire y Drebyshire, con lo que el partido de Gordon Brown no controla ya un solo condado en toda Inglaterra.
En algunos condados, entre ellos los de Dorset, Surrey, Hampshire o Somerste, los laboristas se han quedado con sólo un puñado de concejales, mientras que los conservadores han ganado a lo largo y ancho del país, arrebatando escaños bien a los laboristas bien a los liberal-demócratas.
Según una proyección de la BBC, si los resultados de los comicios locales se extrapolaran a unas elecciones generales, los conservadores obtendrían un 38 por ciento de los votos, los liberal-demócratas, un 28 por ciento, mientras que los laboristas quedarían relegados a tercera posición con sólo un 23 por ciento.
Éste sería el peor resultado de la historia para el partido que ha gobernado ininterrumpidamente el Reino Unido desde el triunfo de Tony Blair en 1997.
Un eufórico David Cameron, líder conservador, afirmó, tras conocerse la victoria de su partido, que los "tories" han demostrado que pueden ganar en todas partes.
Sin embargo, la extrapolación de la BBC indica que los "tories" han quedado por debajo del 44 por ciento de la intención de voto que se les atribuía el año pasado.
En algunas zonas donde los diputados "tories" se han visto involucrados en los abusos de las dietas parlamentarias, los representantes de ese partido han perdido también apoyo.
Los principales beneficiarios de ese descontento general con el Parlamento han sido los pequeños partidos, incluido el British National Party (BNP), de extrema, que ganó tres escaños.
Los Verdes obtuvieron por su parte quince y el anti-europeo UK Independence Party (UKIP), seis, tres de ellas en Staffordshire.
Cameron explicó, sin embargo, a la BBC que si bien los pequeños partidos y candidatos independientes han tenido algún impacto en la distribución del voto, el resultado de las elecciones del jueves es contundente y muestra que los votantes quieren una "alternativa fuerte y unida" como la que ofrecen en este momento los "tories".
El dirigente conservador dijo que el Gobierno laborista está "al borde del colapso" y que los electores quieren un nuevo Parlamento, lo que significa celebrar cuanto antes nuevas elecciones frente al intento del primer ministro de agotar la legislatura.
La vicepresidenta del Partido Laborista, Harriet Harman, se dijo "muy decepcionada" por los resultados de los comicios, pero agregó; "Sacaremos las consecuencias y creo que lo ocurrido tiene mucho que ver con la preocupación de la gente con los gastos" abusivos de los diputados.
El primer ministro, Gordon Brown, que se vio obligado a adelantar a este viernes la remodelación de su gabinete por la renuncia de cinco de sus ministros y otros altos cargos, se mostró ayer combativo y dispuesto a seguir al frente del Gobierno pese al varapalo sufrido en las urnas.
En una rueda de prensa para explicar la remodelación de su Gabinete, Brown insistió ayer en que él es la persona idónea para servir al país y ayudarlo a superar la crisis económica y parlamentaria en que está hundido.