Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El lehendakari colaborará con el futuro Gobierno central para abordar el tratamiento "resocializador" de los presos

Defiende que su Decálogo está "más vigente que nunca" porque ofrece "una guía adecuada y abierta para encauzar la situación" actual
El lehendakari, Patxi López, ha trasladado al presidente del PNV, Iñigo Urkullu, su voluntad de abordar la etapa del posterrorismo con "la máxima unidad", buscando "puntos de acuerdo con las fuerzas políticas y sociales" y ha avanzado que colaborará con el Gobierno central que surja de las siguientes elecciones, para "resolver los problemas que el terrorismo ha generado, y en especial el tratamiento resocializador de los presos, en la medida que éstos manifiesten su voluntad de integrarse en la democracia y la legalidad vigente".
López ha iniciado este lunes con el presidente del PNV, Iñigo Urkullu, la ronda de contactos que anunció la semana pasada con las fuerzas políticas y las organizaciones sociales del País Vasco, para analizar la situación creada tras la decisión de ETA de abandonar definitivamente sus actividad armada.
Según ha informado la Lehendakaritza en un comunicado, en un encuentro "cordial", Urkullu y López han puesto en común sus puntos de vista sobre los factores que han "alumbrado la oportunidad de la libertad plena en Euskadi" y han intercambiado opiniones sobre las actuaciones que son ahora necesarias para "consolidar este nuevo tiempo y lograr que la convivencia y la concordia se abran paso".
Asimismo, han informado de que el lehendakari considera que es necesario abordar la etapa del posterrorismo con "la máxima unidad y con la misma claridad de criterios que nos ha llevado a conseguir el desistimiento de ETA", lo que supone hacerlo "con prudencia, responsabilidad y apertura". "La valentía y el coraje ya hubo que acreditarlos cuando la democracia se vio seriamente amenazada por la violencia totalitaria", ha señalado.
En este sentido, ha avanzado que se "esforzará en propiciar puntos de acuerdo con las fuerzas políticas y sociales" y ha indicado que tendrá en cuenta el contexto electoral en el que se encuentra la política española, lo que "añade dificultades para adoptar en estos momentos decisiones que requieren criterios compartidos".
Asimismo, le ha trasladado a Urkullu su voluntad de colaborar con el Gobierno central que surja de las siguientes elecciones para "resolver los problemas que el terrorismo ha generado, y en especial el tratamiento resocializador de los presos, en la medida que éstos manifiesten su voluntad de integrarse en la democracia y la legalidad vigente".
GUÍA ADECUADA Y ABIERTA
Para el lehendakari, una vez logrado el "desistimiento" de ETA, las bases para la unidad, la concordia y la convivencia que expuso en el Parlamento vasco el mes pasado, están "más vigentes que nunca" y ofrecen "una guía adecuada y abierta para encauzar la situación".
Asimismo, ha apostado por conseguir "un nuevo tiempo basado en la memoria, la democracia, el respeto a la pluralidad de la sociedad vasca y la integración en su seno de todas las sensibilidades políticas".
Sin embargo, ha resaltado que esta tarea se debe llevar a cabo "sin pausas, pero sin urgencias inapropiadas" porque "la sociedad vasca ha esperado más de cuarenta años este momento y requiere también tiempo para comprobar que la desaparición de la violencia es esta vez real y definitiva, y asumir las consecuencias de la libertad plena y el final del terrorismo".
Por ello, López ha trasladado al presidente del PNV, como hará con el resto de formaciones, la posibilidad de convocar "algún tipo de actividad pública que permita al conjunto de la sociedad vasca celebrar la libertad y el inicio del nuevo tiempo de convivencia".
Finalmente, ha apuntado que la próxima jornada del Día de la Memoria podría ser una "buena ocasión" para "fortalecer la unidad de todos y reivindicar y reconocer el daño sufrido por las víctimas".