Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un manifestante denuncia a tres mossos por apalizarlo tras protestar ante la sede del PP en Barcelona, en julio

Un joven ha denunciado a tres agentes de los Mossos d'Esquadra por darle presuntamente una paliza después de haber participado el 13 de julio en una manifestación ante la sede del PP de la calle Urgell de Barcelona sobre la que lanzó huevos, ha confirmado a Europa Press su abogada, Andrea Accuosto.
Sergio García, de 33 años, ha reconocido en un vídeo colgado en Youtube que durante la protesta, en un momento dado,l perdió los nervios y se dirigió a los agentes antidisturbios diciéndoles: "Hijos de puta, mercenarios. Vuestros hijos se morirán de hambre igual que el mío", tal y como ha publicado El País.
Después lanzó huevos contra la fachada de la sede; dos, según explica en el mismo vídeo, ya que durante la protesta recibió un empujón que le llevó al suelo rompiéndose el resto de los que llevaba en la mochila.
Minutos después, la manifestación abandonó el lugar para continuar la protesta ante la puerta de la casa presidente de la Generalitat, Artur Mas, y posteriormente en plaza Catalunya, adonde llegaron sobre las 23.30 horas.
Al concluir, Sergio García bajó las escaleras del Metro, donde, según su relato, fue detenido por agentes de los Mossos que le dieron una paliza a base de puñetazos y patadas, tras lo que lo trasladaron a la comisaría de Les Corts.
Según ha explicado su abogada, fueron cinco los agentes que agredieron a su clientes, aunque solamente ha podido presentar la denuncia contra tres de ellos, pues a los otros dos no ha podido identificarlos todavía.
Tras la denuncia, los Mossos ha abierto una investigación para esclarecer esta presunta agresión y fuentes de la policía catalana han explicado que en el atestado recogen que el joven se mostró violento, se resistió a la autoridad y, además de los huevos, lanzó también pintura.