Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El marcador de plaza Sant Jaume incumple la normativa y no tiene autorización

El PP urge a retirarlo y ERC sostiene que sería legal si se hubiese pedido el permiso
El marcador de la cuenta atrás del 9N que la Assemblea Nacional Catalana (ANC) y Òmnium Cultural instalaron en un edificio de la plaza de Sant Jaume de Barcelona incumple la Ordenanza de Usos del Paisaje Urbano, además de que para su colocación no se pidió autorización al Ayuntamiento, ha afirmado este jueves el teniente de alcalde de Hábitat Urbano, Antoni Vives.
En una comparecencia a instancias del PP en la Comisión de Hábitat Urbano y Medio Ambiente, Vives ha afirmado que el cartel --colocado el 27 de septiembre-- incumple los artículos 19 y 40.3 de la ordenanza, y el Distrito de Ciutat Vella ha abierto un expediente de disciplina urbanística contra el titular del inmueble, ubicado en un edificio con nivel de protección C.
Ha agregado que además de pedirse permiso debería haberse presentado un proyecto, y que el expediente no está relacionado con el contenido del cartel sino con el continente: el expediente fue notificado al titular del inmueble el 2 de octubre, y después se abrió un periodo de alegaciones, tras el que Vives ha defendido esperar "un tiempo prudencial" por si se han presentado pero aún no han llegado a quien debe analizarlas.
El concejal del PP Eduardo Bolaños se ha preguntado "si el tiempo prudencial va a durar hasta el 10 de noviembre" una vez ya se haya celebrado la consulta alternativa del 9N, y ha considerado insuficiente abrir solo un expediente, ante lo que ha insistido en pedir que se retire porque, según ha destacado, el cartel supone un incumplimiento flagrante de la normativa.
El líder de UpB, Jordi Portabella (ERC), ha afirmado que el cartel luminoso "es evidente que es ilegal" porque no se ha pedido permiso, pero si se hubiera demandado la autorización considera que sería legal en base al artículo 99.5 de la misma ordenanza que ha citado Vives, y que hace referencia al uso excepcional del paisaje urbano en actividades no publicitarias y sin afán de lucro.
Assumpta Escarp (PSC) ha constatado que el 29 de septiembre los socialistas enviaron una pregunta al gobierno sobre si había autorización y han tenido que esperar hasta la comisión para la respuesta, y Janet Sanz (ICV-EUiA) ha reprochado la "deriva política del paisaje urbano" del ejecutivo porque, en su opinión, también puede incumplirse la normativa en otros puntos como la tira luminosa de Telefónica en plaza Catalunya.