Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los médicos catalanes podrán recetar cannabis

Las mujeres con cáncer de mama que reciban quimioterapia y que no respondan al tratamiento contra las náuseas y vómitos tendrán acceso a Sativex, un medicamento derivado del cannabis. La medida la ha anunciado la Generalitat de Cataluña, después de encargar un estudio pionero a nivel mundial que demuestra el beneficio terapéutico del cannabis en estos casos.
La consejera de Salud, Marina Geli, ha anunciado que la prescripción se hará a través de la vía de uso compasivo, ya que el fármaco, que sólo está autorizado en Canadá contra el dolor neuropático en pacientes con esclerosis múltiple, no está registrado en España ni por la Agencia Europea del Medicamento, ni tiene solicitada esta indicación terapéutica.
También ha señalado que la Generalitat editará un boletín de información terapéutica para que los médicos, especialmente oncólogos y neurólogos, tengan información sobre el fármaco y lo tengan en cuenta como alternativa terapéutica, pero no como primera opción.
Esta investigación es la primera de este tipo que promueve una administración pública respondiendo a la demanda social en favor del uso terapéutico del cannabis. Los candidatos podrán ser personas con esclerosis múltiple que sufren espasmos o dolor intenso y constante; enfermos de sida absolutamente inapetentes, cuya anorexia y decaimiento no se resuelve con suplementos alimenticios; y mujeres afectadas por cáncer de mama a las que la quimioterapia causa náuseas permanentes y vómitos irresolubles también por otros medios.
Comercialización
El Sativex, como se llama este derivado estandarizado del cannabis, es un pulverizador que sirve para 50 dosis. Cada envase cuesta 35 euros. En el caso de enfermos crónicos, el coste del tratamiento sería de unos 300 euros anuales. El producto, propiedad de GW Pharmaceuticals, lo comercializará en Europa laboratorios Almirall. Y se confía en que la Agencia Europea del Medicamento lo apruebe pronto porque Dinamarca, España y Gran Bretaña ya han pedido su aprobación, que una vez concedida se hará extensivo al resto de los países. DCB