Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los ministros de Exteriores del Mediterráneo piden a UE recursos y reforzar fronteras ante llegada masiva de inmigrantes

García-Margallo cree que se da "una llamada de atención" a Europa sobre la situación de la inmigración en los países del sur
Los ministros de Exteriores de Francia, Italia, Portugal, Malta, Chipre, Grecia y España, que han participado en Alicante en la 'Reunión Ministerial Informal del Grupo Mediterráneo', han aprobado una declaración institucional conjunta sobre la situación de la inmigración en la cuenca mediterránea, en la que abogan por reclamar mayor "solidaridad" dentro de la UE con "apoyo financiero suficiente y eficaz", así como que se "refuerce" el control de las fronteras ante la llegada "masiva y desordenada" de flujos migratorios.
En este sentido, consideran que este contexto exige "grandes esfuerzos" para los países fronterizos del sur, pero reclaman "mayor participación" de todos los Estados Miembros porque sus beneficios redundarán en el conjunto de la UE.
En la declaración se apuntan medidas entre las que se encuentra la petición de "mantenerse y reforzarse el control de las fronteras externas de la UE, tanto terrestres como marítimas" a través de Frontex y con operaciones conjuntas de los Estados Miembros.
Asimismo, se insta a luchar contra las redes criminales y de trata de seres humanos, y practicar "acciones decididas" para lograr "rapidez" en la readmisión y retorno de inmigrantes en situación irregular. En esta línea, apuestan por generar "capacidades" en los países de origen y tránsito para "reforzar el control" con vistas a "fomentar una prevención efectiva de la inmigración irregular" y firmar acuerdos de readmisión con países de origen y tránsito.
Entre las líneas de este documento, también destaca la petición de "abordar adecuadamente" las causas de la inmigración asociadas a la pobreza, la inestabilidad política, conflictos y falta de respeto a los Derechos Humanos.
Todo esto, insisten, "debe concentrarse en una cooperación de la UE con el apoyo de diferentes programas e instrumentos financieros" que actúen "simultáneamente" contra la presión migratoria y el desarrollo de los países de origen y tránsito. Finalmente, hace hincapié en que todas estas cuestiones sean tratadas en el Consejo Europeo del próximo 14 de junio.
Al respecto, el ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, José Manuel García-Margallo, ha afirmado, en declaraciones a los medios, que la reunión ha servido para realizar "una llamada de atención" a la Unión Europea sobre este problema porque ha recalcado que se ha "reivindicado" sin que haya sido "suficientemente atendido".
CHAFARINAS
El titular de Exteriores también se ha pronunciado sobre los últimos acontecimientos en las islas Chafarinas, a las que llegaron siete inmigrantes en una barca de juguete, aunque ha recordado que se trata de una cuestión que corresponde al Ministerio de Interior.
No obstante, ha subrayado la "magnífica colaboración con Marruecos" y "la preocupación de todos los Gobiernos --presentes en el encuentro de Alicate--, sobre la inmigración" puesto que constituye "un problema de primera magnitud" y en el que es necesaria "una colaboración de la UE".
García-Margallo ha apostado por una mayor cooperación con los países de origen para acabar "con la pobreza que es la causa última de la inmigración económica", pero también en una "cooperación con los países de tránsito" para obtener un control "ordenado" de fronteras.