Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Seis mujeres demandan al fabricante de un test que no predijo el sexo de sus bebés

Las madres decidieron demandar a los fabricantes de "Baby Gender Mentor", después de que estos se negaran a devolverles el 200 por ciento del importe pagado, como prometía el folleto informativo del producto si no se cumplían sus pronósticos. EFE/Archivotelecinco.es
Seis mujeres estadounidenses demandaron hoy ante el Tribunal Supremo de Manhattan a los fabricantes de un producto para predecir el sexo de sus bebés que emitió resultados equivocados, pese a asegurar una fiabilidad del 99,9%, informaron medios locales.
Las madres decidieron demandar a los fabricantes de "Baby Gender Mentor", después de que estos se negaran a devolverles el 200 por ciento del importe pagado, como prometía el folleto informativo del producto si no se cumplían sus pronósticos, informó el diario Daily News en su edición digital.
Las demandantes pagaron 25 dólares cuando compraron el test, fabricado por Acu-Gen Biolab, una firma con sede en Massachusetts, pero, además, tuvieron que desembolsar 250 dólares más para que los resultados fueran analizados.
"Cuando el producto ofrece un 99 por ciento de fiabilidad y un reembolso del 200 por ciento del precio pagado en caso de error, ¿cómo vas a pensar que se va a equivocar?", dijo al diario Barry Gainey, uno de los abogados que representan a las mujeres.
Algunas de las afectadas aseguraron en la demanda haber sufrido mucho tras el fallo del test y una de ellas, Keven Duffy, citó el error del producto como causa del fracaso de su matrimonio.
"El marido de Duffy quería un niño sobre todas las cosas", según el documento jurídico, en el que se cuenta que esa mujer dio a luz una niña después de que los análisis obtenidos mediante el "Baby Gender Mentor" mostraran que iba a ser madre de un niño.
Otras de las afectadas aseguró en la demanda, presentada este martes, que tras el fallo del test ha tenido que superar graves problemas, además de encontrarse con ajuares para los bebés que no podrán utilizar al estar pensados para el sexo contrario.
"Esas pruebas jugaron con las mentes de las embarazadas", dijo Gainey, quien explicó que "ninguna de ellas devolvería ahora a sus bebés, porque los aman", pero insistió en que se debe entender su dolor, ya que cuando una persona "confía en algo por lo que ha pagado, tiene el derecho a que eso se haga realidad".
La demanda también explicó el caso de Brittany Hayes, quien "inició una relación más profunda con el bebé que gestaba cuando supo que iba a tener un niño y empezó a llamarlo con un nombre masculino".
Las demandantes esperan conseguir el reembolso que los fabricantes prometieron en caso de error y buscan otras recompensas por los daños sufridos.