Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La marea negra llega a Texas y afecta ya a todos estados de EE.UU. en el Golfo

Fotografía del pasado 4 de julio en la que se registró a varias personas que intentaban esquivar las manchas de petróleo en una playa de Gulf Shores, Alabama. La marea negra llegó este mates al también sureño estado de Texas, Estados Unidos. EFE/Archivotelecinco.es
La marea negra causada por la explosión y el posterior hundimiento de una plataforma petrolera de BP en abril se ha extendido ya a todos los estados de EE.UU. de la costa del Golfo de México tras llegar hoy también a Texas.
La Guardia Costera indicó que galletas de petróleo y fragmentos de chapapote (alquitrán) se han encontrado cerca de la ciudad de Texas y de Galveston, con lo que ya se ven afectados los cinco estados costeros del Golfo de México: Luisiana, Misisipi, Alabama, Florida y Texas.
La llegada de las manchas a Texas fue augurada el viernes pasado en un análisis de la Administración Nacional de Océanos y Atmósfera (NOAA, por su sigla en inglés), que dijo que había un 40 por ciento de probabilidad de que el crudo afectara el área.
"Fue solamente una cuestión de tiempo hasta que parte del vertido encontrara su camino hasta Texas", señaló Hans Graber, un físico del medio marino en declaraciones a la cadena CBS.
La Guardia Costera está analizando actualmente pruebas del chapapote.
No se descarta que las galletas de crudo, muy pequeñas de momento, hayan llegado a las aguas de Texas pegadas a barcos que trabajan en la zona del derrame, dijo hoy el almirante del Servicio de Guardacostas Thad Allen, encargado de la coordinación en las tareas de lucha contra el vertido.
Mientras BP, que operaba la plataforma que se hundió el 20 de abril, ha invertido ya 3.120 millones de dólares en medidas de respuesta a la catástrofe medioambiental generada por el derrame.