Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La oposición moldava bloquea la elección del presidente y fuerza nuevos comicios

El ex presidente de Moldavia, Marian Lupu, (i), conversa con la ex primer ministro de Moldavia, Zinaida Grecianii, (d), en el Palacio de la República en Chisinau, Moldavia, el pasado 28 de mayo. EFE/Archivotelecinco.es
La oposición moldava impidió hoy en el Parlamento, por segunda vez consecutiva, la elección del presidente del país, con lo que consiguió su objetivo de forzar la celebración de comicios legislativos anticipados, en los que espera desbancar al gobernante Partido de los Comunistas.
Al igual que hace dos semanas, la candidata de los comunistas, la primera ministra en funciones Zinaida Greceanii, obtuvo sólo los apoyos de 60 diputados del grupo que la promovía y quedó a un único voto de conseguir la mayoría cualificada de tres quintos necesaria para ser designada jefa del Estado.
La Constitución moldava establece que si el Parlamento no consigue en dos intentos elegir al presidente de la República el jefe de Estado saliente, en este caso el líder comunista Vladímir Voronin, debe disolver el Legislativo y convocar nuevos comicios.
Los resultados de la votación de hoy fueron idénticos a los del pasado día 20, pese a que Voronin, actualmente también presidente del Legislativo, intentó persuadir a los líderes de las formaciones opositoras de aportar el sufragio que faltaba para la elección de Greceanii.
El líder de la alianza Nuestra Moldavia, Serafim Urechian, señaló a la prensa después de las consultas con Voronin que el líder comunista "presentó demasiado tarde sus propuestas de colaboración".
"No tenemos el derecho moral ante nuestros electores de llegar a un acuerdo con los comunistas", declaró, por su parte, el dirigente del Partido Democrático Liberal (PDL), Vlad Filat.
Agotados todos los esfuerzos por salvar la legislatura, antes de la votación en la Cámara Voronin dijo a los periodistas que deseaba a sus adversarios "éxito en las elecciones anticipadas", informó desde Chisinau la agencia oficial rusa RIA-Nóvosti.
"Los comunistas nos ofrecieron dinero, cargos y otras prebendas. Las rechazamos porque nosotros queremos vivir en el marco de la ley y la democracia", aseguró a Efe la víspera Mijai Ghimpu, líder del Partido Liberal (PL), la tercera formación opositora con representación parlamentaria.
Las denuncias de Ghimpu fueron respaldadas por Filat, quien arremetió contra las tácticas "antidemocráticas" a las que han recurrido los comunistas para arrancar el sufragio que les faltaba de cara a la votación de hoy.
"Lamentamos que esto haya ocurrido", dijo Voronin, citado por la agencia rusa Interfax, al comentar el fracaso de la votación en el Parlamento.
El líder comunista denunció que "las acciones de la oposición desde las elecciones (legislativas) del 5 de abril, el asalto a las sedes del Parlamento y de la Presidencia y forzar las elecciones parlamentarias son eslabones de una misma cadena".
Reiteró que los violentos disturbios que tuvieron lugar el 7 de abril en la capital moldava, después de que la oposición llamara a la población a salir a las calles para protestar contra un presunto fraude electoral, fueron un "intento de golpe de Estado".
Agregó que a los opositores les saldrá el tiro por la culata y vaticinó que en las legislativas anticipadas los comunistas obtendrán el "80 por ciento de los votos".
Pese al fiasco de hoy, el gobernante Partido de los Comunistas aprovechará su mayoría parlamentaria para formar gabinete, ya que necesita sólo 52 votos para ello.
Voronin anunció que Greceanii será la encargada de formar el Gabinete de Ministros y que presentará al Legislativo el programa de gobierno el próximo día 10.
"No será un gabinete en funciones, sino un Gobierno con todas sus prerrogativas", destacó.
El jefe de Estado saliente explicó que, inmediatamente después de que el Gabinete de Ministros sea ratificado por el Parlamento, firmará el decreto sobre la disolución del Legislativo y la convocatoria de elecciones adelantadas.
Según la Constitución moldava, los comicios parlamentarios anticipados deben celebrarse en un plazo de 45 días desde la fecha de disolución de la Cámara.