Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La juez del "borrado" de los ordenadores de Bárcenas pide el auto por el que Ruz expulsó al PP de "Gürtel"

Cita también como investigado a responsable de los servicios informáticos del PP Javier Barrero
La titular del Juzgado número 32 de Madrid, Rosa maría Freire Pérez, que investiga el caso del borrado de los ordenadores del que fuera tesorero del PP Luis Bárcenas, incluye en el auto por el que dirige la causa contra el propio partido y contra su gerente, Carmen Navarro, diversas peticiones al Juzgado Central de Instrucción número 5, donde se ha venido investigando el caso "Gürtel". Entre otros documentos, reclama el auto por el que el juez Pablo Ruz, que instruyó el grueso de la causa, expulsó al PP como acusación particular en abril de 2013.
En el auto que dictó el pasado 20 de enero la juez Freire admitió las querellas formuladas por IU y Asociación Observatorio de Drets Humans (DESC)y, por primera vez en nuestro país, estrenó la figura de la imputación penal de las personas jurídicas para dirigir la acusación contra el PP.
También ha citado como investigados a la gerente del PP Carmen Navarro y al responsable de los servicios informáticos Javier Barrero, que declararán el próximo día 4. Un día antes comparecerán en calidad de testigos el propio Bárcenas, su secretaria Estrella Domínguez, el jefe de Seguridad del PP y el abogado del Partido Alberto Durán.
Pese a admitir casi todas las diligencias solicitadas por estos organismos, la juez ha denegado expresamente las relativas a los registros de visitas y agendas supuestamente manipuladas en el PP que ya se investigaron en la Audiencia Nacional.
IDENTIFICACIÓN DE LOS INFORMÁTICOS
La juez a requerido también al PP para que identifique a los responsables del departamento de informática que llevaron a cabo "el formateado o destrucción de los discos duros" que se encontraban en el interior de los ordenadores Macintosh y Apple asignados a Bárcenas.
Igualmente, se pide a la empresa UNIVERSOMAC que entregue toda la documentación que obre en supoder sobre los trabajos realizados en octubre de 2012 sobre un Macbook entregado por Bárcenas así como para que identifique a las personas que trabajaron en dicho ordenador.
Además de la documentación ya citada que se pide a la Audiencia Nacional, la juez Freire pide la declaración y el auto por el que se ordenó el ingreso en prisión de Bárcenas en julio de 2013, diversos folios de un informe de la UDEF relativa al caso "papeles de Bárcenas".
Por otra parte, solicita la causa que por este mismo asunto se inició en el juzgado de Instrucción número 3 de la Audiencia Nacional, cuyo titular entonces, Javier Gómez Bermúdez, se la disputó al juez Ruz. También ha pedido al Juzgado de Instrucción número 21 de Madrid, que estudió en su día una querella ya archivada de Bárcenas contra el PP por entrar en su despacho y requisarle material, que le remita las actuaciones.
La citación del PP como investigado en una presunto delito por este asunto se produce después de que la Audiencia Provincial de Madrid ordenara reabrir las diligencias previas que fueron archivadas en octubre de 2013.
Esta es la segunda causa en la que Navarro se encuentra investigada puesto que seis días más tarde, el 9 de febrero, deberá comparecer igualmente acompañada de abogado ante el titular del juzgado de instrucción 2 de Madrid, Arturo Zamarriego, para aclarar, junto al asesor jurídico del partido, si la formación tuvo o no conocimiento de que Bárcenas había solicitado su reingreso a través de una carta que presuntamente recibió la jefa de personal, Milagros Puentes.
El juzgado 32 había asumido la investigación cuando el Juzgado Central de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional consideró que el caso no era de su competencia tras advertir que "la manipulación" de los datos contenidos en los dispositivos podía constituir un delito de encubrimiento o de daños informáticos.