Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los partidos proconsulta llaman a aparcar diferencias y fortalecer el 9N

CiU rechaza anunciar elecciones antes de la consulta porque la desprestigiaría
Los partidos proconsulta han llamado este martes a aparcar las diferencias evidenciadas en las últimas horas y trabajar juntos para fortalecer el 9N, aunque siguen sin ponerse de acuerdo en cómo debe desarrollarse esta jornada.
Después de que este lunes se hiciera patente la distancia entre el Govern y CiU y el resto de fuerzas soberanistas, este martes se han repetido los mensajes llamando a reconducir la situación y lograr que el 9N sea un éxito de participación.
El primero gesto lo ha realizado el líder de ERC, Oriol Junqueras, que ha pedido públicamente una reunión con el presidente de la Generalitat, Artur Mas, para cerrar un acuerdo sobre el proceso soberanista, y ha asegurado que si se produce, su partido tendrá una actitud "generosa".
El portavoz del Govern, Francesc Homs, ha recogido la propuesta del líder republicano y ha asegurado que Mas está dispuesto a reunirse con Junqueras para abordar la hoja de ruta soberanista y que el Ejecutivo quiere trabajar para recomponer la unidad con ERC, ICV-EUiA y CUP.
LA CUP DEJA LA NEGOCIACIÓN
Precisamente este último partido ha dado el siguiente paso al anunciar que se retiran la negociación entre Govern y partidos para centrarse en potenciar el 9N desde la calle: "El terreno de los partidos es un terreno venenoso, endogámico y de suma cero. Es un lodazal en el que nos estamos quedando enganchados", ha argumentado Quim Arrufat.
Arrufat ha precisado que con esta decisión la CUP no se desmarca del 9N ni del proceso, e incluso ha confiado en que esta medida facilite la unidad en torno a la consulta: "No nos desentendemos de nada ni tiramos ninguna toalla, sino que trabajamos en otra línea de trabajo".
La decisión de la CUP llega también después de que este lunes por la tarde ERC e ICV-EUiA le hicieran llegar una propuesta en la que pedían al presidente de la Generalitat que convoque elecciones cuanto antes y reconozca que el 9 de noviembre no se celebra una consulta sino un proceso participativo.
Sin embargo, tanto la secretaria general de ERC, Marta Rovira, como el portavoz adjunto de ICV-EUiA, Joan Mena, han evitado valorar la decisión de la CUP, y han coincidido en subrayar que su compromiso es para que el 9 de noviembre sea un éxito.
Rovira ha dicho que su formación es "absolutamente entregada" a la celebración de la consulta alternativa, ha afirmado que respeta absolutamente los argumentos de la CUP para levantarse de la mesa de negociaciones y ha sentenciado que ahora lo importante es que el 9N haya una gran movilización ciudadana.
ELECCIONES
Pese a llamar a la unidad y aparcar las diferencias con el Govern, ERC insiste en que Mas debe convocar elecciones lo antes posible, ya que es la única manera de generar un "mandato democrático" suficiente para avanzar hacia la independencia si una mayoría del Parlament lo avala.
Sin embargo, el líder de CiU en el Parlament, Jordi Turull, ha descartado que el presidente catalán anuncie antes del 9N la convocatoria de elecciones, ya que eso, a su juicio, le hace un flaco favor a la consulta porque "desprestigia su resultado".
Turull ha abogado por volver a ir juntos y centrarse en que el 9N sea un éxito, y ha admitido de que en función de como vaya la jornada se abrirán todas las opciones posibles, también la de unas elecciones anticipadas.
Mena (ICV-EUiA) ha reclamado al Govern un "gesto" que permita recomponer la unidad, y ha lamentado que las intervenciones de los últimos días del portavoz del Ejecutivo, Francesc Homs, no han contribuido a tender puentes.
Ha insistido en que, una vez el Govern descarta celebrar el 9N en base a la Ley de Consultas y el decreto de convocatoria, la unidad del bloque proconsulta debe edificarse entorno a convertir esa fecha en una gran movilización que señale al Gobierno central como el responsable de que los catalanes no puedan votar.
Ha sostenido que una opción es acordar entre todos que el 9N no se hace una consulta sino un proceso participativo que genera una movilización, una de las formas de la cual --pero no la única-- puede ser "depositando una papeleta en una urna".
"DETERIORO" DE LA PRESIDENCIA
Desde el PSC, su portavoz parlamentario, Maurici Lucena, ha dicho sentirse preocupado por el "deterioro" que supone para la autoridad del Govern y de la figura del presidente de la Generalitat que se le exijan elecciones inmediatas.
"Si yo fuera Mas o un miembro de su Govern, no me dejaría tratar como creo que algunas personas en Cataluña del mundo político y no político lo están tratando. Con exigencias y ultimátums que cuestionan la autoridad del Govern", ha lamentado.
LAS LISTAS DEL PP
El diputado adjunto del PP en el Parlament, Santi Rodríguez, ha expuesto que mientras hay partidos que ya piensan en las listas de cara a unas elecciones autonómicas anticipadas, el PP está haciendo "listas de lo que cuesta" organizar la votación del 9 noviembre.
Los populares ven "demasiados paralelismos" entre la consulta original del 9 de noviembre y la alternativa que anunció Mas la semana pasada, por lo que sospechan que la alternativa costará los mismo nueve millones de euros que se anunciaron para la primera.