Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los peritos que descartan negligencia por la muerte del retén de Guadalajara exponen su tesis a la jueza

Los peritos que han elaborado el informe a petición del juzgado de Sigüenza, en el que concluyen que no hubo negligencia en la muerte de los once miembros de un retén en el incendio de julio de 2005 en la provincia de Guadalajara, expondrán su tesis ante la jueza que instruye el caso.
Los letrados de la acusación particular, que representan a la mayoría de las familias de las víctimas, han señalado a EFE van preparados para intentar rebatir o refutar el informe, porque, "nos parece que lo que dice no es acorde con lo que sucedió", han afirmado a EFE fuentes del despacho de Miguel Solano.
La acusación particular tiene preparados unos sesenta folios con preguntas para formular a los peritos Ana Belén Padrino y Gonzalo Carpintero, del Colegio de Ingenieros Forestales.
Los abogados de las familias de las víctimas harán hincapié en que el incendio ocurrido el 16 de julio de 2005 en La Riba de Saelices y que también calcinó unas 13.000 hectáreas, era "evitable y previsible, eso es lo que pensamos realmente".
Insisten, por tanto, en que el combate del fuego estuvo "mal enfocado" y que la "tragedia" de las once muertes se podría haber evitado si no se hubiera mandado al retén al lugar donde encontró la muerte.
Insisten en que el informe es "calcado" del que encargó en su día la anterior jueza y que fue retirado por resolución de la Audiencia de Guadalajara.
En principio, no se descarta que la comparecencia de los peritos se pueda prolongar hasta el martes si todas las partes implicadas participan y formulan preguntas respecto al informe elaborado por los peritos.
Hasta ahora, la jueza de Sigüenza María del Mar Lorenzo ha imputado por este incendio a una treintena de personas, entre los que se encuentran los excursionistas que prendieron la barbacoa en la que supuestamente se inició el fuego, técnicos de la Junta de Comunidades y varios cargos políticos, entre ellos, la ex-consejera de Medio Ambiente, Rosario Arévalo, que dimitió días después del suceso.