Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La petición que abordará el Congreso es una de las 5 vías fijadas hacia la consulta

El IEA las estableció hace un año como opciones para un referéndum "ajustado a derecho"
La proposición de ley del Parlament que se abordará el martes en el Congreso es la primera de las cinco vías hacia la consulta de autodeterminación que el Institut d'Estudis Autonòmics (IEA) de la Generalitat fijó en un informe de febrero de 2013, cuando las estableció como opciones para convocar un referéndum o consulta por cauces "legales y ajustados a derecho".
Pedir el aval del Congreso era una de estas vías; también se planteaba convocarla con la ley catalana de consultas refrendarias --que exige el permiso del Gobierno central para que la Generalitat convoque un referéndum--; otra opción era convocarla con la ley catalana de consultas no refrendarias que está en trámite en el Parlament.
Una cuarta vía era celebrarla según el artículo 92 de la Constitución sobre celebración de referéndums, lo que implicaría que fuera el Gobierno central quien autorizase y regulase la consulta; y la restante era tramitar una reforma del artículo 92 de la Constitución para permitir a las autonomías convocar consultas.
En julio de 2013, un informe del Consell Assessor per a la Transició Nacional --el CATN, creado por el Govern como comité asesor sobre soberanismo-- hizo suyas estas cinco vías, y el Ejecutivo las asumió para defender que la consulta es "jurídicamente" posible sin romper la legalidad.
DOS ALTERNATIVAS MÁS
Este informe del CATN también recoge dos alternativas ante una negativa del Estado a avalar la cinco vías legales: elecciones plebiscitarias en clave de consulta o declaración unilateral de independencia, dos opciones a las que el presidente Artur Mas nunca ha cerrado la puerta aunque asegura que no son su prioridad.
El Gobierno central siempre ha negado que sea posible una referéndum de autodeterminación, alegando que rompe con varios preceptos constitucionales; entre ellos, que la soberanía reside en el pueblo español y que la unidad de la nación es indivisible.
15 MESES DE DESENCUENTROS
El debate del Congreso culminará 15 meses de desencuentros entre Generalitat y Estado, que empezaron el 23 de enero de 2013 con la Declaración de Soberanía aprobada por el Parlament y recién impugnada por el Tribunal Constitucional.
Además, CiU, ERC e ICV-EUiA acuden a la Cámara Baja habiendo pactado ya fecha y pregunta de la consulta en diciembre de 2013, lo que les ha valido el reproche de que ir ahora al Congreso a pedir la consulta es una vía cosmética porque ya han pactado celebrarla.
Los tres grupos aseguran ir al Congreso con voluntad de diálogo y de acuerdo pero no esconden que, si la respuesta es 'no', ven factible convocar a los ciudadanos a las urnas con la ley catalana de consultas no refrendarias, que no exigirá el permiso del Estado y que aún se está tramitando el Parlament.
Al margen de las fuerzas soberanistas, el debate del Congreso volverá a poner a prueba la cohesión del PSC: la dirección mantiene su 'no' al traspaso de la competencia, mientras que las corrientes críticas apuestan por el 'sí'.
No hay dudas de que todos los diputados del PSC en el Congreso mantendrán la disciplina de voto del PSOE, pero la fragmentación puede visualizarse porque acudirán como público tanto el líder del partido, Pere Navarro --para abogar por el 'no'-- como tres miembros de la corriente Avancem --apoyando el 'sí'--.