Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las políticas, en defensa de Chacón

La ministra de Defensa, Carme Chacón, junto al ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba. Foto: EFEtelecinco.es
La ministra de Igualdad, Bibiana Aído, la secretaria de organización del PSOE, Leire Pajín, o la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, son algunas de las mujeres que han salido en defensa de la indumentaria elegida por ministra de Defensa, Carme Chacón, durante la celebración de la Pascua Militar el pasado día seis. Por el contrario, desde el Ejército suenan voces críticas que recuerdan la importancia que tiene la disciplina en las Fuerzas Armadas. El protocolo exige que las mujeres vayan con traje largo.
Era la primera vez que una mujer, como ministra de Defensa, presidía la Pascua Militar y no han tardado en llegar las críticas por su atuendo y las respuestas a esas críticas. Las políticas, de un lado y de otro, han salido en defensa la vestimenta de Carme Chacón. La ministra de Igualdad, Bibiana Aído, ha dicho que "su vestuario cumplían con las reglas" y ha hablado de anécdota, aunque ha puntualizado que "no se nos ocurriría comentar la indumentaria de un hombre".
Leire Pajín, secretaria de organización del PSOE, "asombrada", ha hablado de frivolidad. Considera "insólito y lamentable" que el vestuario de una ministra haya originado comentarios "sexistas".
Y del otro lado, Esperanza Aguirre, también ha salido en defensa de Chacón. La presidenta de la Comunidad de Madrid ha sentenciado que todo lo que lleve puesto una ministra del Gobierno de España le parece correctísimo.
Sin embrago, han sido los militares quienes han advertido que la ministra ha roto la disciplina, "pilar fundamental", que impera en el Ejército. Las voces más críticas han destacado que si un militar rompe las normas puede tener como consecuencia la privación de la libertad.
 
 
EB