Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El presidente de Coalición por Melilla dice que "Marruecos no está haciendo lo que debiera"

El presidente de Coalición por Melilla (CPM), Mustafa Aberchán, ha asegurado este martes que Marruecos, en materia de inmigración, "no está haciendo lo que debiera". En una entrevista concedida a Radio Nacional de España (RNE) y recogida por Europa Press, el líder de la oposición lamenta no sólo eso, sino que, además, España no "le exija" nada al país vecino, como socio preferente que es de la Unión Europea (UE).
El que fuera presidente de la Ciudad Autónoma de Melilla aclara que es importante que los problemas de los melillenses lleguen hasta el Congreso de los Diputados y considera que hay soluciones "a corto y medio plazo" al problema de la inmigración, si bien manifiesta que los políticos de Melilla tienen que tener como referente a la ciudadanía melillense "y no las siglas de su partido".
Eso, según Aberchán, es algo que no pasa y, por ello, apunta que el PP, en materia de inmigración, "hace lo que se le dice desde Génova, apartándose del interés de los melillenses".
Lo que el máximo responsable de CPM quiere es que el problema de la inmigración ilegal en Melilla se traslade a su "verdadera dimensión y espacio, que es el de la UE". "Creo que la única solución es que las voces comprometidas con los derechos humanos lleguen a la UE y el Parlamento Europeo", insiste.
Además, Aberchán hace hincapié en que Melilla "no puede convertirse en un Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI)", máxime cuando se trata de una ciudad "donde el espacio es reducido, el paro es de un 37 por ciento, la pobreza alcanza un 36 por ciento y hay una diversidad importante". Así, indica el cepemista que "lo lógico" es que los inmigrantes que sobrepasen de los 450 -el CETI tiene capacidad para 480- "se trasladen a la Península de forma automática".