Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El presidente de Fiyi deroga la Constitución y asume todos los poderes

Las medidas de Iloilo llegaron un día después de que el Tribunal de Apelaciones declarara ilegal la disolución del Gobierno del ex primer ministro Laisenia Qarase (en la foto) a manos de los golpistas encabezados por Bainimarama, y ordenará su destitución como jefe del Ejecutivo fiyiano. EFE/Archivotelecinco.es
El presidente de Fiyi, Ratu Josefa Iloilo, derogó hoy la Constitución y asumió todos los poderes ante la nueva crisis política surgida en esta pequeña nación del Pacífico Sur.
Iloilo, en un mensaje a la nación, televisado y emitido por radio, indicó que también nombrará un primer ministro interino en sustitución de Frank Bainimarama, jefe de las Fuerzas Armadas que llegó al poder en 2006 por medio de un golpe de Estado.
En su alocución, el presidente señaló que el gobierno interino que designará "pronto", efectuará las reformas para que se puedan celebrar "elecciones parlamentarias y auténticamente democráticas" en 2014.
"Confirmo que he derogado la Constitución de 1997 y me he nombrado jefe de Estado del nuevo orden. Esta es la mejor forma de ir hacia adelante", dijo Iloilo durante su discurso.
Las medidas de Iloilo llegaron un día después de que el Tribunal de Apelaciones declarara ilegal la disolución del Gobierno del ex primer ministro Laisenia Qarase a manos de los golpistas encabezados por Bainimarama, y ordenará su destitución como jefe del Ejecutivo fiyiano.
Tras el anuncio oficial, Bainimarama también se dirigió a la población por medio del canal estatal de televisión, para explicar que había comunicado al presidente Iloilo su decisión de acatar la orden del Tribunal, aunque precisó que continuaría al mando de las Fuerzas Armadas.
"El presidente me ha pedido el apoyo total de las Fuerzas Armadas y que adopte todos las iniciativas razonables para asegurar que se mantiene la paz", apuntó Bainarama.
La Constitución derogada por Iloilo concedía al presidente un mero papel protocolario en los asuntos de Estado, y establecía que el poder para gobernar recaía sobre el primer ministro y su Gabinete.
En un principio, Bainimarama se comprometió con la Unión Europea (UE) a celebrar elecciones en marzo de 2009, lo más tarde, pero el pasado año revocó su decisión y consideró que ese plazo de tiempo era insuficiente para acometer todas las reformas que creía necesarias para garantizar unos comicios libres y justos.
La sentencia emitida por el Tribunal se produjo en respuesta a un recurso presentado por los abogados del ex primer ministro Qarase contra su destitución y la de su Gobierno.
Según, el fallo del Tribunal, la Constitución de 1997 no concedía al presidente Iloilo la potestad para legitimar el Gobierno que instaló Bainimarama con su golpe de Estado.
Fiyi, país habitado por unas 800.000 personas, ha sufrido cuatro golpes de Estado durante las últimas dos décadas.
Banimarama fue nombrado primer ministro el 5 de enero de 2007, después de convencer al presidente Iloilo de que esa medida daría estabilidad al país y legitimidad a su Gobierno.
La Commonwealth, Estados Unidos, la Unión Europea , Australia, Nueva Zelanda y la mayoría de los gobiernos del Pacífico central y meridional, entre otros, presionan desde hace dos años a Fiyi para que restablezca la democracia.
Durante su discurso, el presidente Iloilo anunció también la destitución de los tres magistrados del Tribunal de Apelaciones que pronunciaron el falló, y ordenó suspender el nombramiento de jueces.
Después de que el presidente Iloilo asumiera el poder, los medios de comunicación de Fiyi fueron informados de la entrada en vigor de la llamada "ley de excepción pública", que implica someter a censura la información.
"La normativa confiere al Ministerio de Información autoridad para examinar y prohibir la publicación o emisión de información que pueda causar desorden, vayan en detrimento de la misión de las fuerzas de seguridad, promuevan el enfrentamiento, o causen alarma publica", indicó el subsecretario permanente del Ministerio de Información, comandante Neumi Lewemi, en un nota oficial
A raíz de la decisión adoptada por Iloilo, el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, apuntó en un comunicado, que " en vista de los acontecimientos, la ONU, en consultas con la Commonewalth, revisará su papel de mediador en el diálogo nacional" entre las diferentes fuerzas políticas fiyianas.