Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ocho presos de ETA piden "reparar el daño a las víctimas'

Un grupo de ocho históricos presos de ETA, alejados ahora de la organización, ha suscrito una carta en la que plantean nuevos "pasos" para construir un proceso de paz en el País Vasco, entre los que destaca la necesidad de "reconocer y reparar" los daños causados a las víctimas del terrorismo. Entre los firmantes de la misiva, se encuentran históricos ex integrantes de la banda armada como Carmen Gisasola, Joseba Urrusolo Sistiaga, Kepa Pikabea y Rafael Caride Simón. El resto de suscriptores de la misiva son Andoni Alza Hernández, Koldo Carrasco Aseginolaza, Fernando de Luis Astarloa y Josu García Corporales.
Algunos de estos reclusos mantienen una posición crítica con la dirección de ETA desde hace más de una década, motivo por el que abandonaron la disciplina del colectivo de presos de la organización terrorista, que posteriormente anunció su expulsión de la banda. Los ocho firmantes se refieren al papel de los reclusos en un eventual proceso de paz, que no debe ser el de mantener un "frente de lucha" como "algunos siguen planteando en la izquierda abertzale", sino el de "participar en la reflexión política para el proceso de paz".
Tras recordar que llevan "muchos años planteando la necesidad de poner fin a la lucha armada y de avanzar por vías exclusivamente pacíficas y democráticas", este grupo, que firma como "presos comprometidos con el irreversible proceso de paz", explica que han empezado a "dar pasos concretos en ese sentido". En este camino consideran que "hay que plantear el tema de las víctimas y el reconocimiento-reparación de los daños causados", una cuestión que reconocen "delicada", por lo que "no se debe plantear como un nudo que bloquee".
"Pero debemos asumirlo como un acto de reconocimiento de las consecuencias del conflicto, tal y como lo asumieron en los acuerdos de paz de Suráfrica e Irlanda", agregan. Los ocho reclusos apuestan por "empezar a abrir espacios de entendimiento y acercamiento entre las personas para facilitar la comunicación que ayude a crear un clima favorable a la superación de las heridas creadas por tantos años de conflicto".
Algo más que "amnistía y libertad"
El documento critica que "algunos" desde la izquierda abertzale entiendan a los presos como un "frente de lucha" y hablen sólo de "amnistía y libertad, como si eso se fuera dar así, tal cual, sin tener en cuenta que se parte de una situación muy enconada" que lleva a que la liberación de los reclusos "pueda alargarse en el tiempo". Abogan por superar la "mentalidad" que ha impedido a los presos de ETA acogerse a beneficios penitenciarios, ya que "sigue siendo un tema tabú el poder salir de permiso, en tercer grado o en libertad condicional".
Los firmantes recuerdan que en el proceso de Irlanda los presos del IRA "pedían el cambio de grado y salían de permiso para participar en los debates y asambleas a favor del 'cambio de ciclo'".
"El abismo"
Estos presos lamentan que para los reclusos de ETA sólo quedan dos opciones: pertenecer al colectivo de presos de la organización terrorista (EPPK) o "el abismo", lo que tiene "consecuencias" que repercuten también en sus familiares y entorno. "No tratamos de posicionarnos en contra de los que están en el colectivo", sostienen, sino que "sólo queremos que se respete a los presos que, estén en el EPPK o no, quieran posicionarse en este proceso irreversible de paz y dar pasos concretos sin tener que enfrentarse al abismo, a las calumnias ni a las descalificaciones".
Algunos de los firmantes de la carta, como José Luis Urrusolo Sistiaga, histórico del 'comando Madrid', Carmen Gisasola, jefa de los comandos de ETA en los años 80, y Rafael Caride Simón, condenado como autor material del atentado de Hipercor en 1987, han sido recientemente trasladados a la cárcel de Nanclares de Oca, en Álava, debido a sus conocidas posiciones en contra de la estrategia de ETA.