Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los dos principales acusados se culpan mutuamente de planear el rapto de un menor en Barcelona

La mujer que lo retuvo en su piso dice que su expareja le obligó y justifica sedarlo para no pegarle
Los dos principales acusados se han culpado mutuamente este viernes en juicio de haber planeado el secuestro de un niño de 11 años en Barcelona el 25 de septiembre de 2012, presuntamente para cobrarle al padre del menor una deuda de un asuntos de drogas.
"Yo no organicé nada de esto. Estaba amenazada. Doy gracias de que el niño cayera en mis manos, si no, no sé qué hubiera pasado con él", ha explicado entre sollozos Marta C., que ha acusado a su expareja Fernando B. de idear el plan y obligarla a participar en el secuestro.
La versión de él es contraria y, pese a que Fiscalía le acusa de idear el plan desde la cárcel para cobrar la deuda al padre del menor --también preso--, Fernando B. lo ha negado argumentando que ya habían llegado a un acuerdo para que le pagase los 890.000 euros que le debía, con lo que no necesitaba raptar a nadie.
"No conocía los planes de Marta para el secuestro. Yo estaba en prisión y era imposible coaccionar a nadie", ha añadido Fernando B.
La fiscal le acusa de haber ideado el plan: le mintió a su deudor ofreciéndole ayuda para regularizar los papeles de su mujer y de su hijo, y para llevar a cabo el engaño contó con la colaboración de otros seis acusados, entre ellos el de su expareja Marta C., que se hizo pasar por una "persona de confianza" para echarle una mano en esta regularización.
Tras acudir a la cárcel para recibir instrucciones de Fernando B., Marta C. concertó una cita con la mujer y el menor en una gasolinera de la Zona Franca con la excusa de que le entregase la documentación para arreglar los papeles y, en un descampado de Castelldefels (Barcelona), tres de los acusados bajaron de otro coche, amenazaron a la madre con una pistola y Marta C. se llevó al menor en el maletero del coche hasta su piso en Barcelona.
Lo subió a la vivienda envuelto en una manta, lo tuvo retenido atado con bridas y le dio sedantes (Rivotril), tal y como ha reconocido este viernes en juicio, aunque ha argumentado que fue para que estuviese tranquilo y no tener que cumplir la orden de Fernando B. de pegarle e incluso matarlo si se portaba mal: "Yo preferí darle una dosis mínima. Lo decidí para no hacerle daño".
"NECESITABA PEDIR PERDÓN"
Dos días más tarde, cuando los Mossos d'Esquadra irrumpieron en su piso y rescataron al menor, ha asegurado que ella se sintió también liberada y, en el arranque de su declaración de este viernes, ha pedido perdón a la familia del niño: "Entiendo el dolor que han pasado. Necesitaba pedir perdón".
El fiscal pide para los siete acusados --los dos mencionados y Guillermo F., Iván Ramón F., Manuel A., Ricardo V. y Alberto M.-- entre 17 años y medio y cinco años por los presuntos delitos de secuestro, robo con violencia e intimidación y contra la salud pública.