Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El juez manda a prisión al ex director del Instituto Balear de Turismo

El ex director de Ibatur 2003 al 2004, Juan Carlos Alia, abandona los juzgados de instrucción de la capital balear tras declarar ante el juez que instruye el caso Ibatur, Ignacio Lope Sola. EFE/Archivotelecinco.es
El juez instructor del "caso Ibatur", José Ignacio Lope Sola, ha decretado prisión sin fianza para el ex director del Instituto Balear de Turismo (Ibatu) Juan Carlos Alía, tras tomar declaración al dueño de la productora audiovisual Espiral y al administrador de la empresa Centro de Comunicación Creativa.
Lope Sola tomó esta decisión el pasado sábado, cuando su juzgado, el de Instrucción número 2 de Palma, estaba en funciones de guardia, según han informado a Efe fuentes jurídicas.
El juez había tomado declaración el pasado jueves a los dos publicistas, que fueron detenidos dos días antes por su presunta implicación en la trama de malversación de fondos públicos del organismo público Ibatur durante la pasada legislatura.
El dueño de Espiral, Guillem Deyà, quedó en libertad tras declarar ante el juez, aunque bajo una fianza penal de 100.000 euros que ha abonado esta mañana.
También declaró el jueves el administrador de la empresa Centro de Comunicación Creativa, B.M., quien había sido detenido junto a Deyà el martes y quedó en libertad con cargos.
Ante las declaraciones de estos dos imputados, han indicado las mismas fuentes, el fiscal Anticorrupción Joan Carrau reclamó el sábado la prisión sin fianza para Alía, quien fue detenido al inicio de la llamada "operación Pasarela" y estaba en libertad tras haber pagado una fianza de 30.000 euros.
El juez le acusa de haber percibido comisiones mientras trabajaba en el Ibatur, las cuales cifra en torno a un 10 por ciento.
En la "operación Pasarela", que comenzó el 29 de junio a iniciativa de la Fiscalía Anticorrupción, se investiga el supuesto desvío de fondos públicos del Ibatur, mediante contratos irregulares, cuando este organismo público fue gestionado por el PP en la pasada legislatura autonómica (2003-2007).
En la primera fase de esta operación se detuvo a trece personas -todas ellas en libertad con o sin fianza- y se registraron cinco empresas y una fundación en Mallorca y Madrid relacionadas con el Ibatur.
En una segunda fase, llevada a cabo la semana pasada, se arrestó a los dos publicistas mencionados, cuyas empresas trabajaron para Ibatur.