Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El psiquiatra afirma que la asesina confesa de Isabel Carrasco tiene manía persecutoria

Asegura que Triana no tiene problemas mentales, pero es "patológicamente dependiente" de su madre
El psiquiatra llamado a petición de la defensa de Montserrat González y Triana Martínez ha prestado este jueves declaración en la Audiencia Provincial de León, donde ha rebatido el informe de los peritos forenses y ha negado que la autora confesa de la muerte de Isabel Carrasco carezca de trastornos, ya que en su opinión tiene manía persecutoria, un tipo de paranoia.
En opinión de este psiquiatra, Montserrat tiene un "trastorno de ideas delirantes persistente" por el que cree que Isabel Carrasco "es la causa de todos los males de su hija" y que "está haciendo una persecución implacable de su hija, algo que es absurdo".
Además, Montserrat considera que Isabel es "una persona absolutamente todopoderosa que no hay ningún poder que le pueda poner freno". Por esta razón, considera que Montserrat piensa antes del crimen que "no hay ningún tipo de forma de salir de eso que no sea acabar con esa persona. Se trata de un trastorno equivalente a una psicosis", ha precisado.
Este médico ha reiterado que en el caso de Montserrat esta patología solo afecta a parte de su conducta porque en el resto de su vida actúa normalmente. "No es un trastorno muy frecuente, se trata de locos racionadores", han indicado.
Además, también ha dicho que las personas que tienen esta patología "se sienten tan acosadas que actúan en circunstancias que no son normales". En el caso de Montserrat, ha agregado, "no escoge el mejor momento" para matar a su víctima porque hay testigos, pero que se siente "tan acosada, con una tensión tal que tiene que actuar".
LO CONSIDERA UN "ACTO DE JUSTICIA"
La acusada, "entiende, pero no acepta la maldad moral de matar, entiende que es malo pero no lo acepta", ha relatado, porque ella considera que ha realizado "un acto de justicia" y "lo único que podía garantizarle que su hija no desapareciera". "Sabe que matar es malo, pero que las circunstancias son tan extraordinarias que justifican los hechos. Cree que es una injusticia que este en la cárcel porque ha hecho algo positivo y necesario para la sociedad", ha agregado el doctor.
En relación a Triana, este mismo médico ha ratificado que ésta no tiene "ningún problema mental", pero sí una "dependencia no normal de la madre" tiene un "trastorno de dependencia leve de la personalidad" porque es una persona "muy independiente en general, pero patológicamente dependiente de su madre".
Esto, ha agregado, no impide que Triana sea totalmente consciente de sus hechos, lo que sí genera es que no tenga capacidad de crítica o de enfrentarse a situaciones de su madre.
Además, el forense ha dicho que "no detectó" que el relato de Triana sobre el presunto acoso sexual que sufrió por parte de Isabel Carrasco fuera una invención y que la acusada tampoco tiene "una patología" que haga sospechar que miente.