Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El representante del Govern ante la UE acusa al Estado de "boicotear" la acción exterior catalana

Avisa a los soberanistas: "Si queremos ser un Estado, debemos comportarnos como tal"
El representante permanente de la Generalitat ante la UE, Amadeu Altafaj, ha acusado este lunes al Estado de tener una estrategia premeditada y destinar recursos concretos a "boicotear" la agenda exterior del gobierno catalán.
En una almuerzo coloquio organizado por la entidad Sobirania i Justícia, ha asegurado que esta posición del Estado no merma la voluntad de la Generalitat de proyectarse al exterior: "Nos está estimulando la creatividad de una manera que no os podéis ni imaginar", ha ironizado.
Altafaj ha expuesto que hasta que Catalunya no sea eventualmente un Estado, no tendrá los canales institucionales en el extranjero que tienen los países formalmente constituidos, y ha dicho que, para Catalunya, estos canales están "limitados aún más" por la acción del Gobierno central.
Aunque no lo ha mencionado directamente, trascendió recientemente que el Gobierno central había enviado a dos embajadores especiales a mantener contactos con altos cargos de otros países europeos y en Estados Unidos para contrarrestar el relato independentista de la Generalitat.
También se ha referido al episodio de las 'estelades', ironizando que la delegada del Gobierno en Madrid, Concepción Dancausa, es una "héroe independentista", ya que su intento de prohibición en la final de Copa ha servido para reforzar el proceso soberanista catalán.
ELECCIONES GENERALES
Ha considerado que Catalunya no puede "esperar" a que haya un Gobierno central que acepte negociar un referéndum, y ha expuesto que debe avanzar en su hoja de ruta soberanista de 18 meses y debe marcar los ritmos que considere oportunos.
"No tenemos que esperar a las próximas elecciones --generales-- ni a que haya voluntad de una reforma de la Constitución que pueda ser más o menos favorable a nuestros intereses", ha zanjado Altafaj, que ha asegurado que Europa es crítica con España por no haber reaccionado a las demandas soberanistas.
El representante ha advertido de que si Catalunya quiere tener visibilidad en el exterior no puede invertir su tiempo solo en explicar el proceso soberanista, sino que debe aportar ideas que contribuyan a la gobernabilidad europea, como cuando al Generalitat se ofreció a recibir refugiados.
"No solo tenemos que explicarnos como país, tenemos que explicar qué Europa queremos, ganarnos el respeto como país. Si aspiramos a ser un país, debemos comportarnos como tal", ha reflexionado, aplaudiendo que el Govern hiciera esa oferta de los refugiados con una carta a la Comisión Europea.
También ha vaticinado que tarde o temprano Europa sancionará a España por haber incumplido los objetivos de déficit, y ha pronosticado que conllevará más recortes presupuestarios que, según ha criticado, el Gobierno central hará repercutir en los presupuestos de las comunidades autónomas.
"NO SOY DIPLOMÁTICO"
Altafaj ha reconocido las limitaciones de su estatus en Bruselas, recordado que Catalunya no es aun un Estado y que eso conlleva sus consecuencias: "No soy un diplomático, no tengo estatus de diplomático, pero me muevo en el mundo de la diplomacia".
Ha asegurado que la Generalitat no solo debe mantener su acción exterior, sino que debe "potenciarla", y ha concluido que, pese las presiones del Estado, hay vías alternativas para presentar Catalunya al mundo como la diplomacia pública económica y cultural.
'BREXIT'
Altafaj ha abordado algunos de los retos más inminentes de la UE, como el referéndum sobre la continuidad del Reino Unido, y ha vaticinado que si ganan los partidarios de salir de la Unión, esta salida efectiva no se llegará a producir nunca.
"Un referéndum que dé una resultado negativo sobre la continuidad no acabaría con un 'dentro-fuera'. La solución sería más compleja. Hay varios escenario posible: el de la salida total de la UE lo descarto", ha argumentado.