Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La secretaria general de CCOO en Baleares, a juicio hoy por presuntamente romper el cristal de un autobús en un piquete

Las secretaria general de CCOO niega los hechos, atribuyéndolos a un intento de "debilitar el derecho de huelga"
El Juzgado de lo Penal número 6 de Palma acogerá este lunes, a las 10.00 horas, el juicio contra la secretaria general de CCOO en las islas, Katiana Vicens, por presuntamente romper el cristal de un autobús durante un piquete en la huelga general celebrada el 29 de marzo de 2012. La Fiscalía solicita cuatro años y medio de cárcel para ella por un delito contra los derechos de los trabajadores y otro de daños.
Media hora antes, sobre las 9.30 horas, el secretario general de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, acudirá a la puerta de los Juzgados de Vía Alemania, mientras que en torno a las 12.00 se desplazará hasta la sede del sindicato en Palma, para participar en el acto de apoyo que tendrá lugar en apoyo a Vicens.
Los hechos por los que Vicens se encuentra acusada han sido negados tanto por el sindicato como por ella, al atribuir esta denuncia "falsa" a un intento de "criminalizar la protesta" y de "debilitar el derecho de huelga". La denuncia que dio pie al procedimiento judicial fue presentada por un trabajador del sector del transporte de la Estación Intermodal de Palma, quien asegura que la dirigente sindical rompió la luna de uno de los autobuses allí estacionados.
Para CCOO, la denuncia está enmarcada en una campaña de "desprestigio" por parte de sectores ultraconservadores a quienes "les interesa que personas relevantes de sindicatos estén imputadas por delitos contra los trabajadores y dar un mensaje de miedo sobre una violencia que es irreal".
El sindicato defiende que Vicens subió al autobús "para informar" a quienes iban en él pero no rompió la luna "ni se sabe cuándo sucedió eso". "Es cierto que cuando Katiana bajó del vehículo, la Policía pidió que se identificase y así lo hizo, pero no se atentó contra el derecho de ningún trabajador", precisó en su día el secretario de organización de CCOO en Baleares, José Luis García.
"Nosotros no somos radicales, vamos con la cara descubierta, no somos vándalos que van destrozando el mobiliario urbano", ha subrayado en este sentido el líder sindical, quien ha lamentado que con este tipo de actuaciones se produzca "una involución democrática y un retroceso de derechos que nos devuelve a situaciones anteriores a la democracia".
Por su parte, Fernández Toxo también se pronunció al respecto en Palma y, en este sentido, apuntó a una "instrucción" por parte del poder político, a través de la Fiscalía, dirigida a "vulnerar" las libertades sindicales.
"Después de haber estado en las cárceles franquistas, jamás se me pasó por la imaginación que tras aprobarse la Constitución alguna persona volviera a pasar por esta situación por defender derechos fundamentales", subrayó Toxo, quien expresó su confianza de que estos hechos "no sean el preludio de una involución todavía mayor".
La propia Vicens defiende que los hechos que se le imputan son "absolutamente falsos" ya que en ningún momento rompió cristal alguno como tampoco actuó junto a otras personas para impedir que el autobús arrancara. En este contexto, hizo alusión en rueda de prensa a "la involución democrática de este país en forma de nuevas normativas y a través de intentos de criminalización de concentraciones y manifestaciones".
De hecho, criticó que las acusaciones que pesan sobre ella "forman parte de una caja brujas que pretende debilitar el último muro de contención a las políticas neoliberales y a las organizaciones sindicales".
Según recordó, durante la mañana en que sucedieron los hechos, subió a media docena de autobuses "a hacer la tarea del piquete y comprobar que que estuvieran de servicios mínimos, con absoluta normalidad y como lo hicieron otros compañeros". En el vehículo donde presuntamente fue fracturada la luna, Vicens aseguró que el conductor "se puso muy nervioso" y que el policía que había abajo le pidió que bajara. "No vi ningún cristal roto, yo no rompí ninguno ni tampoco actué con nadie para impedir que el autobús saliera", remarcó.