Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El servicio de prevención de FGV no investigó al accidente del metro de 2006

Una técnica de prevención de riesgos dice que hay personas en la empresa que no han superado las pruebas
El técnico de prevención de riesgos en Ferrocarrils de la Generalitat Valencia (FGV) José María Herrera ha explicado que el servicio de prevención no investigó el accidente del metro de 2006 en el que fallecieron 43 personas --dos de ellos trabajadores de la empresa-- y otras 47 resultaron heridas, ni tampoco el registrado en 2005 entre Paiporta y Picanya que dejó una treintena de heridos.
Herrera, en la comisión de investigación de las Corts que investiga el accidente de 2006, ha explicado que desde la dirección de la empresa "nos dijeron que no hiciéramos nada porque se iba a crear una comisión que iba a depender de la asesoría jurídica que iba a ser la responsable de investigar los accidentes". "Como técnicos de prevención estamos para asesorar a la empresa; si ella cree que no es necesario que le asesoremos, no puedo hacer otra cosa", ha manifestado.
José María Herrera, que también fue maquinista de vehículos de infraestructuras y delegado de UGT, ha destacado que "ni como delegado ni como maquinista, detecté en ningún momento ninguna peligrosidad de la curva" entre las estaciones de Plaza de España y Jesús. También ha dicho que cuando él circulaba no había ningún bache.
No obstante, ha destacado que con los vehículos que él trabajaba "si en la curva hubiera excedido de velocidad también hubiera descarrillado" y, al respecto, ha dicho que iban "con bastante precaución". Considera que si se cumple el reglamento de circulación se pueden evitar accidentes, aunque ha añadido: "Todo influye, desde el reglamento hasta el estado de las vías".
Preguntado por si los maquinistas sufrían estrés por tener que cumplir los horarios, ha indicado que, en algún caso, algún conductor puede haber recibido una llamada desde el puesto de mando preguntando por el retraso de un tren, pero ha dicho que no han llegado quejas de los trabajadores al respecto.
José María Herrera ha señalado que "si se hace una buena prevención, vamos a anticiparnos a que ocurran los hechos" y, en este sentido, ha defendido la "prevención activa". Asimismo, ha dicho que "poner medidas cuando ya se ha producido el accidente" supone que "no se está haciendo bien la prevención, algo falla en la empresa".
Posteriormente, ha intervenido otra trabajadora de FGV, Marta Rocafull, quien en el momento del accidente era técnica superior de prevención de riesgos laborales. Licenciada en Psicología, ha explicado se encargaba de la selección de personal, tanto en Alicante como en Valencia, y ha indicado que con ella se implantaron las pruebas psicotécnicas, ya que antes no se practicaban.
Rocafull, que lleva más de un año de baja en la empresa, ha coincidido con Herrera en que el servicio de prevención no investigó el accidente. "Por la ley de prevención tenemos la obligación de investigar todos los accidentes, pero no sé por qué no nos dijeron que investigáramos", ha dicho y, al respecto, ha señalado: "Si no nos lo ordenan, nosotros no podemos tomar esa decisión por libre".
Las diputada del PSPV Ana Barceló y de Compromís Isaura Navarro han explicado que en los años 2005, 2006 y 2007 no hubo planes de prevención de riegos en FGV, según recoge una auditoría . "Yo en los años 2005, 2006 y 2007 no he dejado de trabajar, ni mis compañeros tampoco", la ha respondido Rocafull, quien ha dicho desconocer por qué la auditoría establece esto.
"PRESIONES"
Durante su intervención, ha asegurado haber recibido "presiones" para aprobar a algún trabajador, pero ha dicho que nunca aceptó, aunque ha añadido que sí hay personas en la empresa a pesar de no haber superado las pruebas.
También ha explicado que propuso una periodicidad para las revisiones en función de la edad del maquinista y los accidentes o incidentes que habían tenido, pero "no me hicieron caso". No obstante, ha señalado que posteriormente sí se estableció.