Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El bombero que sobrevivió en Horta de Sant Joan afirma que si les hubieran avisado habrían evacuado

El bombero Josep Pallás, superviviente del incendio de Horta de Sant Joan (Tarragona), ha asegurado en su última declaración judicial que si desde el puesto de mando les hubieran advertido del riesgo habrían evacuado la zona en la que se encontraban, y que ninguno de ellos llevaba GPS, sino emisoras.
En la declaración judicial que Pallás hizo el pasado 15 de enero, y a la que ha tenido acceso EFE, éste asegura que si les hubieran advertido del riesgo habrían abandonado la zona de seguridad que habían fijado, una práctica habitual en los incendios forestales y que consiste en trazar un círculo alrededor del grupo de bomberos retirando árboles y maleza.
En el incendio de Horta de Sant Joan del pasado mes de julio fallecieron cinco bomberos del Grupo de Apoyo de Actuaciones Forestales (GRAF, según sus siglas en catalán).
Pallás aseguró en su última declaración, en respuesta a la pregunta de uno de los abogados, que nadie del GRAF llevaba un GPS que pudiera ayudar a su localización "porque no forma parte de su equipo", aunque su emisora les permitía transmitir señales de ayuda.
En su declaración, el bombero que resultó herido de gravedad en el incendio señala que, aunque los GRAF tienen una mayor autonomía de decisión que otros grupos de Bomberos, si les hubieran indicado desde el mando que se fueran de la zona la habrían evacuado.
"Si nos dicen desde el centro de mando que hay que irse obedecemos, excepto si no hay salida", asegura en su declaración judicial.
Atendiendo a estas declaraciones, el abogado Pau Simarro, representante de los familiares de Ramon Espinet, uno de los bomberos fallecidos en el incendio, ha dicho a EFE que, en su opinión, los mandos del incendio no actuaron correctamente.
Por la transcripción de las retransmisiones de la emisora, ha explicado, sabemos que desde Bellaterra -donde se encuentra el Centro de Emergencias de Cataluña- les avisaron de que habían suspendido los medios aéreos y les dijeron que si no lo veían claro que se fueran de allí.
"¿Cómo pudieron dejar en sus manos la decisión si no veían nada?", se pregunta el abogado.
Para Simarro, quien debería haber dado una orden de evacuación clara de la zona, atendiendo a las condiciones en las que se estaba desarrollando el incendio, era Delta 0, el mando del operativo de extinción.
"Cuando desaparecieron los medios aéreos, con las perspectivas que había, el jefe del operativo, Delta 0, tendría que haber dado una orden clara y concreta de evacuar la zona y no la dio", ha asegurado.
"¿Dónde estaba? ¿Por qué estaba por los caminos evacuando a gente en vez de delegar esa tarea en otra persona? Porque si el que abandona su puesto de trabajo es el jefe de los jefes se compromete la vida de los efectivos bajo su mando", denuncia el abogado.
Por todo ello, el abogado ha pedido a la juez que instruye el caso que se averigüe dónde estuvo exactamente el mando del operativo a través de los datos registrados en su GPS.
"Queremos que se aclare porqué Delta 0 tiene tan poca participación en las conversaciones registradas y porqué no da la orden de evacuación", señala el letrado.
En cuanto al hecho de que los Bomberos del GRAF no llevaran GPS, Simarro ironiza al manifestar: "Hoy en día un helicóptero puede fotografiar a un vehículo que infringe los límites de velocidad desde 2.000 metros de altura, pero a unos bomberos que se van a jugar la vida ¿no se les da un GPS?".
En el sumario del caso se detalla, entre otros asuntos, que el bombero que emitió un desesperado grito de auxilio a través de la emisora al decir: "estoy solo y quemado, hijos de puta venidme a buscar", fue el bombero fallecido David Duaigües y no Josep Pallàs, ya que su emisora estaba quemada y utilizó el teléfono móvil.
El grito desesperado de auxilio lo emitió Duaigües a las 16:16 horas. En las siguientes ocasiones sólo apretó el botón de emergencia de la emisora para pedir auxilio. La última vez fue a las 16:45 horas.