Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los supervivientes del naufragio lograron salvarse aferrados ocho horas a los restos del barco

Fotografía facilitada el miércoles 1 de abril, que muestra la llegada de un barco con inmigrantes africanos que tuvieron que ser rescatados en alta mar cuando los tres botes en los que viajaban volcaron, en Trípoli (Libia), el 29 de marzo. EFE/Archivotelecinco.es
Los 20 supervivientes del naufragio de la embarcación con 257 emigrantes ilegales frente a las costas libias consiguieron salvarse aferrados durante más de ocho horas a los restos del barco, informó hoy a EFE el jefe de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) en Trípoli, Laurence Hart.
Miembros de la OIM visitaron el miércoles a los supervivientes del naufragio en los dos centros de acogida a unos 30 kilómetros de la capital libia adonde han sido trasladados.
Hart dijo a EFE que los emigrantes se encuentran "bastante bien", aunque han bebido mucha agua salada del mar lo que les ha provocado complicaciones renales.
"Su situación no es muy grave pero si no tienen una atención médica adecuada podría agravarse", explicó e indicó que la OIM ha enviado un equipo médico a los centros para suministrar los cuidados necesarios a los emigrantes.
Según el relato de los supervivientes, cerca de tres horas después de haberse embarcado en la costa libia, el viejo barco pesquero de madera en el que viajaban, con capacidad para un máximo de 50 personas, sufrió una pequeña vía de agua.
Al comenzar a entrar agua cundió el pánico entre los ocupantes lo que provocó que la embarcación sobrecargada se desequilibrase y se hundiese.
Sólo una pequeña parte de la popa del barco quedó a flote y allí fue donde se aferraron los que pudieron de los 257 náufragos y donde permanecieron durante ocho horas hasta la llegada de los equipos de rescate libios.
Según Hart, la OIM ha contabilizado 20 supervivientes en los centros de acogida, aunque las autoridades libias les han asegurado que los guardacostas consiguieron salvar a 23 clandestinos y que han recuperado 20 cadáveres en el mar.
Todos los que lograron salvarse son nacionales de África del norte y subsahariana, pese a que en el barco viajaban emigrantes de múltiples nacionalidades, entre ellos indios, pakistaníes, bangladeshíes, sirios de origen kurdo e incluso palestinos.
Los supervivientes, que confirmaron que en la embarcación viajaban 257 personas, tienen edades comprendidas entre los 18 y los 24 años y hay una sola mujer entre ellos.
La embarcación zozobró a 50 millas marinas al oeste de Trípoli, por lo que las posibilidades de que alguno de los entre 214 y 217 desaparecidos aparezcan con vida son ínfimas, una vez que las operaciones de rescate concluyeron el martes.
Varios cuerpos sin vida han comenzado a aparecer desde el miércoles en las costas libias, especialmente en la zona de Sabrata, antigua ciudad romana a cerca de 80 kilómetros al oeste de Trípoli, informaron a EFE fuentes locales.
Las autoridades libias todavía no han ofrecido de forma oficial ninguna información sobre las circunstancias del naufragio ni el balance final de víctimas.