Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La tercera sesión del juicio continúa este jueves con las declaraciones de los directivos de Diviertt

La tercera sesión del juicio por el caso Madrid Arena tendrá lugar este jueves en la Sala Cero de la Audiencia Provincial de Madrid, donde continuarán las declaraciones de los acusados, en primer lugar del director general de Diviertt --empresa organizadora de la fiesta-- Santiago Rojo Buendía y del jefe de personal de la misma, Miguel Ángel Morcillo Pedregal.
Tras ellos está previsto que declaren el excoordinador de operaciones de proyectos de Madrid Espacios y Congresos (Madridec), y el que fuera jefe de Operaciones de Madridec, José Ruiz Ayuso, así como el exjefe de Seguridad de Madrid Destino, Rafael Pastor.
La segunda sesión del juicio ha tenido lugar este miércoles entre gran expectación debido a que declaraba el mayor imputado por la tragedia donde fallecieron cinco jóvenes en una avalancha, Miguel Ángel Flores.
La jornada ha comenzado con la emisión en Sala de unos vídeos inéditos sobre la avalancha del Madrid Arena donde se ha podido comprobar el enorme tapón humano en uno de los vomitorios así como bengalas lanzadas en los mismos aledaños.
En las imágenes se ha podido ver el tapón humano generado por la avalancha y la enorme desesperación de algunos miembros de Kontrol 34 y de los propios asistentes por intentar salvar a jóvenes de la tragedia, donde fallecieron cinco jóvenes --tres en el mismo recinto y dos, días más tarde en el hospital--.
A continuación se ha proyectado un vídeo con imágenes sobre la inspección ocular realizada el 26 de noviembre de 2012 a la que acudieron todas las partes del proceso. También se ha visto cómo los miembros de Kontrol 34 abandonan el recinto municipal una vez concluida la macrofiesta, donde aparecen entre otros Miguel Ángel Flores.
Del mismo modo se ha publicado en sala la maqueta virtual del recinto municipal que había solicitado la Fiscalía, donde se ha podido observar el Madrid Arena tanto en visita exterior como interior a pie de tierra.
Una vez se han visionado todas estas pruebas que propuso en la primera sesión del juicio oral el Ministerio Fiscal, el organizador de la macrofiesta, Miguel Ángel Flores, ha procedido a declarar, respondiendo únicamente a las preguntas de la Fiscalía y de su abogado, José Luis Fuertes.
El principal acusado por la tragedia del Madrid Arena ha afirmado al comienzo de su declaración que el precio del alquiler del recinto municipal del Madrid Arena dependía del aforo, y que lo pagaba por adelantado. Ha apuntado que alquiló el recinto municipal para la macrofiesta por 20.000 euros.
LAS ENTRADAS
Las contradicciones de Flores han llegado cuando la fiscal Ana Muñoz le ha preguntado sobre las entradas emitidas, vendidas y recogidas en las urnas. El acusado ha afirmado que encargó la impresión de 17.500 entradas para el evento --el aforo del recinto es de 10.620 personas-- y que la venta se paralizó al llegar a 9.650 el día de antes.
Después ha afirmado que las entradas físicas vendidas fueron "algo más" de 5.600 y el resto de las mismas fueron vendidas por Internet a través de 'ticketmaster' y 'ontiket'. En ese momento, la fiscal le ha recordado que en el Juzgado de Instrucción había declarado que las entradas físicas vendidas fueron 4.000.
Flores ha señalado entonces que por Internet vendió 5.578 y la fiscal le ha dicho que "no salen las cuentas". Flores ha puntualizado que tiene que "comprobar los datos".
Respecto al porqué en los ordenadores de la Policía Informática aparecían más de 22.000 entradas, Flores ha asegurado que "se han contabilizado las emitidas, pero solo hay que contar las que han pasado por el lector -los tornos--, que son las vendidas".
LAS URNAS
Miguel Ángel Flores también ha sido requerido sobre las urnas con las entradas localizadas por la Policía días después de la tragedia en un recinto anexo al Madrid Arena, el pabellón Satélite. El recuento judicial determinó que se vendieron 16.791 tickets y no los 9.600 que defendió y sigue defendiendo el promotor.
Flores considera que se trata de casi todas las entradas que ha reconocido este miércoles que mandó imprimir (17.500) y, por tanto, ha denunciado que las urnas fueron "manipuladas" para introducir estos tickets impresos pero no vendidos. "Las cuentas de 17.500 entradas emitidas, más las vendidas por Internet, más 3.000 que se pudieron haber colado salen 22.000 personas dentro y eso es imposible", ha argumentado.
Además, Flores ha tildado de "ridículo" las acusaciones de que intentó esconder las urnas con las entradas --visto que aparecieron dos semanas después-- y ha apuntado que en el recinto Satélite donde aparecieron no podía entrar, ya que las llaves las tenía Madridec y Seguriber. "Si yo hubiera querido esconder las urnas teníamos un furgón detrás. No estaba en mi cabeza. Mi actitud no es esa", ha dicho.
Por otro lado, el empresario ha apuntado que las urnas llevaban candados y no bridas, pero que algunas que las aparecieron en el Satélite sólo tenías bridas, por lo que cree que "fueron manipuladas".
Preguntado por la juez, Flores ha apuntado que el recinto Satélite, a diferencia del Madrid Arena, no fue precintado tras la tragedia, y que a él tenían acceso personal de Madridec y Seguriber, aunque no les ha acusado formalmente de dicha "manipulación".
LA SEGURIDAD
Respecto a la seguridad, Flores ha reprochado este miércoles al Ayuntamiento, y concretamente a la empresa municipal Madridec, responsable del pabellón, que "jamás" le mostraran un Plan de Autoprotección y ha señalado que pensaba que el edificio tenía licencia municipal, para acabar acusando a los responsables municipales que "lo hicieron mal" y que le obligaron a el "a hacerlo mal".
"Yo desconocía completamente la situación del edificio anterior a esta tragedia. No acuso al Ayuntamiento, sino a las personas que conocían en el año 2010 que las cosas se hacían mal y que a mí me lo hacían hacer mal", ha remarcado Flores.
Miguel Ángel Flores ha afirmado que él "no se imaginaba que el edificio no tenía licencia" porque siempre pensó que el recinto municipal contaba con una licencia de multiusos. "Pensaba que un edificio del Ayuntamiento tenía todo en regla y por tanto un plan de protección", ha añadido.
Preguntado por la fiscal sobre si le pasaron las normas del evento, el promotor ha asegurado que cumplen con todas las normas de montaje y riesgos labores y que, en definitiva, "siempre han cumplido con todas las características del contrato". Sin embargo, Flores ha confirmado que "no hubo reunión de seguridad" previa a la macrofiesta de Halloween.
EL SERVICIO MÉDICO DE LA FIESTA
Por otra parte, Flores ha afirmado que puso equipo médico en la fiesta y en el resto de las que programaba porque quiso y "de forma voluntaria", ya que "nadie le obliga a tener un servicio médico".
De hecho, se ha expuesto en la sesión de este miércoles que él contrató y pagó dos ambulancias para la fiesta también de forma voluntaria. "A mí no me exigían tener ambulancias y puse dos", ha apuntado. Luego, brevemente, ha aludido a que conoció al doctor Simón Viñals --también imputado-- de trabajar con él en otras fiestas anteriores y que por eso le contrató.
"PROBLEMAS DE FLUJOS"
José Luis Fuertes ha preguntado a su defendido cuáles cree que fueron las causas de la tragedia. "Fue un problema de flujos en una zona de tránsito" ha afirmado Flores, para quien la tragedia "no tenía que haber pasado nunca".
Según Flores, dejó de oír música a las 3 de la mañana, justo antes del comienzo de la actuación estelar de la noche, el dj Steve Aoki. Miguel Ángel Flores ha indicado que este hecho lo declaró en comisaría aunque "en principio" no le dio importancia.
Flores ha explicado que al salir la gente del escenario --por la falta de música-- y entrar otras personas al mismo tiempo --para ver a Aoki-- "al no tener compartimentación estas pobrecitas debieron tropezar".