Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una testigo del 'caso Cooperación' dice que había "interés" en cerrar expedientes de Cyes tras "saltar a la prensa"

Sostiene que fue Blasco quien ordenó realizar el certificado de facturas admitidas y excluidas en el que se modificó la fecha
La exjefa del servicio de Cooperación de la extinta Consejería de Solidaridad de la Comunidad Valenciana, Lola Escandell, ha afirmado que "había interés" en cerrar los expedientes de la Fundación Cyes tras "saltar a la prensa" las presuntas irregularidades en la concesión de las subvenciones, al tiempo que ha asegurado que fue el entonces director general Josep María Felip quien le ordenó el cierre de los mismos y su remisión a Hacienda para ser fiscalizados.
Escandell se ha pronunciado así en su declaración en calidad de testigo en la primera pieza del 'caso Cooperación', en la que se investigan presuntas irregularidades en la concesión de ayudas a la Fundación Cyes, quien recibió 1,6 millones de euros para dos proyectos en Nicaragua, de los que tan solo llegaron 43.000 euros, puesto que el resto se destinó a la compra de cuatro inmuebles en la ciudad de Valencia. A Escandell le ha precedido en el turno de palabra Arturo Tauroni, hermano del presunto cabecilla de la trama, quien se ha acogido a su derecho a no declarar al tener a su hermano como acusado.
Escandell, quien está imputada en la segunda pieza del 'caso Cooperación' que todavía está pendiente de instrucción, ha explicado que comenzó a trabajar como jefa de Servicio en la conselleria el 1 de octubre de 2010, y allí permaneció un año. A los pocos días de estar en su puesto, comenzaron a salir en la prensa supuestas irregularidades con expedientes de la Fundación Cyes, y hubo varias reuniones en las que ha dicho que ella no participó.
Su única intervención con los expedientes fue firmar un certificado para remitirlos a la fiscalización. Preguntada por quién le dio la orden de firmarlos para cerrarlos, ha comentado que fue Felip, y ha apuntado que supone que se lo pidió porque "había saltado a la prensa", pero ha apuntado que no está segura. "Había más expedientes de la Fundación y había interés en cerrarlos", ha insistido.
En ese momento, Escandell --quien ha aseverado que no conocía a Tauroni-- ha explicado que nadie le dio ninguna instrucción para estudiar los expedientes y proponer, en su caso, su revocación o el reintegro de las cantidades aportadas. Ha indicado que la revocación la tendría que haber firmado el entonces consejero, Rafael Blasco, imputado en la causa; y el reintegro estaba a cargo del subsecretario.
"Al MARGEN"
La propuesta para hacer un estudio de las ayudas se la podría haber hecho Felip, según ha comentado. "Si lo hubieran pedido, hubiera tenido que hacerlo. Pero me dijeron que lo mejor es que me quedara al margen de esos expedientes", ha apostillado.
Escandell, quien ha mantenido que nunca nadie le pidió que hiciera alguna ilegalidad en relación con los expedientes investigados, ha añadido que cuando salió todo en la prensa, Felip también le explicó que había firmado el cierre de las ayudas a la Fundación Cyes "sin saber exactamente qué es lo que estaba firmando", ya que le comentó que se los habían pasado para firmar "como cualquier otro documento más".
Seguidamente, también le explicaron que como ya se habían cerrado los expedientes, se iba a firmar un certificado con las facturas admitidas y excluidas de los proyectos, y "como el cierre se había producido en julio, la fecha que se puso no podía ser octubre, porque era para que se cerrara la lista de lo que certificaba el subsecretario, Alexandre Català". Interpelada por quién ordenó hacer este certificado, ha indicado que cree recordar que Felip le dijo que lo ordenó "el conseller".
Preguntada por dónde se encontraban custodiados los expedientes de la fundación, ha comentado que estaban en el despacho de la exsecretaria Tina Sanjuán hasta que se fue en el año 2011. Previamente cree que estaban en el despacho de Marc Llinares. Y cuando se fue Sanjuán, ya pasaron a su despacho, "pero no antes", ha dicho.