Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"Han tratado de silenciar la voz de mucha gente y no han podido"

Lo primero que han hecho ha sido abrazarse a sus familiares. Los espontáneos les han aplaudido y han gritado consignas a favor del pueblo palestino y contra el ejército israelí.

Los tres españoles han salido haciendo el símbolo de la victoria.

La primera en hablar ante los medios de comunicación ha sido Laura Arnau quien ha querido dar las gracias al gobierno turco "por habernos traído hasta aquí, nos sacó de Israel, nos pagaron el hotel y el vuelo...".
A esto ha añadido que se ha abierto un informe en el que se recoge todo lo ocurrido durante el ataque y a posteriori hasta el momento actual para tratar de investigar todo lo que pasó.

El periodista Segarra ha sido mucho más duro en sus declaraciones: "Tenemos diez personas muertas y 50 heridos. Una de ellas era periodista, fue asesinada por el delito de tener una cámara en sus manos. Era un periodista turco".

Además ha aclarado que todo su material de trabajo fue destruido. "Fuimos llevados de manera ilegal a la cárcel. Han tratado silenciar la voz de mucha gente y no han podido".

Eso sí, ha querido dejar claro que las diez personas que han sido asesinadas no han perdido su vida en vano. "El bloqueo en Gaza tiene los días contados".
Crítica a la pasividad del Gobierno español

En una atención a los medios, Tapial ha señalado que antes de que Israel efectuara el ataque ellos solicitaron al Gobierno de España que tomase medidas para "evitar una masacre".

Pese a esta petición, y a sabiendas de que Israel había asegurado que actuaría con la fuerza si lo consideraba necesario, no les consta que Ejecutivo hiciese nada. Por este motivo, están evaluando "si puede haber alguna imputación jurídica" para que los activistas sean recompensados por el agravio.
 
El ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, ha declarado que se les escuchará y "tomaremos la decisión oportuna".
 


 


En cuanto a su estado de ánimo ha dicho que se encuentran bien, tanto que ya tienen "ganas de volver y sacar en pocos meses nuestro barco para luchar por la causa palestina".