Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El vicealcalde de Madrid desconfía de las previsiones del Gobierno para los presupuestos y anuncia que serán "austeros"

El vicealcalde de Madrid, Manuel Cobo, ha confesado este jueves que desconfía de las previsiones del Gobierno central para los presupuestos del próximo ejercicio, y ha anunciado que las cuentas municipales de 2012 serán "austeras", aunque sin entrar en más detalles porque, a su entender, deben ser presentadas por el alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón, o por el delegado de Hacienda, Juan Bravo.
"No anticiparé las previsiones presupuestarias. Pero estamos en una época complicada y los presupuestos serán austeros, como han sido en los últimos años. Fundamentalmente estarán dirigidos a las prestaciones de carácter más social, ralentizando de forma notable las inversiones y priorizando los recursos que hay que emplear en las personas más necesitadas", ha dicho.
Además, ha sido preguntado por si el Consistorio reservará un 'colchón', como ya ha anunciado Esperanza Aguirre que hará en las cuentas autonómicas, para amortiguar cualquier descenso de las transferencias del Estado con respecto a las previsiones.
"Nosotros tenemos incertidumbres a lo largo de cada año desde 2003 con los Presupuestos Generales del Estado. Hemos tenido múltiples ejemplos de modificaciones legislativas en la mitad del ejercicio. Esa desconfianza existe, la incertidumbre a la que ha llevado el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero a las administraciones es permanente, y son múltiples los ejemplos que se podrían poner", ha criticado.
PAGAN LAS ARCAS MUNICIPALES
De hecho, ha recordado que "ha habido decisiones de la Administración General del Estado que han sido beneficiosas, entre comillas, porque han recaudado menos de los ciudadanos pero que se han pagado desde el presupuesto municipal".
Cobo se refería así a algunas medidas fiscales adoptadas por el Gobierno central en esta legislatura como la desgravación de 400 euros en el IRPF o el cheque-bebé, un tema que fue tratado el pasado martes en el Pleno municipal, donde los cuatro grupos aprobaron por unanimidad instar al Ejecutivo central a compensar las exenciones de impuestos municipales que se aplican a diferentes entidades e instituciones.
En concreto, la iniciativa se refería a impuestos como el IBI, que no pagan ni las embajadas, ni la Iglesia Católica ni otras muchas instituciones e incluso empresas privadas como consecuencia de decisiones del Gobierno central, pero que tampoco son compensados a las arcas municipales.
Preguntado sobre qué decisión adoptarían a este respecto si dependiera del Gobierno municipal y no del central, Cobo ha eludido "entrar en si (la exención) es buena o mala" y se ha limitado a decir que "tiene más sentido y es más lógico que la decisión corresponda a la Administración General del Estado y no a los ayuntamientos".
"Imaginemos una exención a un país ajeno porque hay un criterio de reciprocidad, por el que también el Gobierno de España se ahorra el pago de algún impuesto. No puedo entrar en si es bueno o malo, pero si ese ahorro lo produce el Gobierno de España no puede ser a costa de los ayuntamientos", ha resumido el vicealcalde.
Además, ha reconocido que desconoce si el programa del PP para el próximo 20 de noviembre incluye una modificación de la Ley de Haciendas Locales para solventar esta situación, aunque ha replicado que fueron cuatro los partidos que apoyaron la iniciativa, preguntándose si PSOE, IU o UPyD sí lo incluyen en sus propuestas electorales.
"Los grupos entendemos que desde la Administración General del Estado se pueden establecer las exenciones que se considere de acuerdo a esos intereses generales, no es una crítica. Pero no debe ser a costa del presupuesto municipal, y eso es lo planteado", ha zanjado Cobo.