Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El vicepresidente del Senado pide presunción de inocencia también para Barberá: "Las condenas las hacen los jueces"

El vicepresidente primero del Senado, Pedro Sanz (PP), ha defendido la presunción de inocencia también para Rita Barberá y ha argumentado que "las condenas las hacen los jueces" y no los ciudadanos "ni los titulares de prensa".
El Senado ha recibido un escrito del Juzgado de Instrucción 18 de Valencia, que investiga los casos Imelsa y Taula, preguntado si la exalcaldesa es senadora, puesto que al estar aforada debería remitir cualquier causa sobre ella al Tribunal Supremo.
En declaraciones tras la Mesa del Senado de este martes, Pedro Sanz no ha querido opinar si es el momento de que Barberá dimita, como le reclama toda la oposición. "Hay cuestiones que tienen que ver con la persona, con los actos de los que uno es responsable. Es algo que le corresponde a la senadora. Uno es responsable de sus actos, yo no voy a ser el portavoz de nadie", ha insistido en su respuesta.
El vicepresidente ha pedido "serenar las cosas" y "no alarmarse", esperar a que el procedimiento judicial siga su curso, que los jueces "actúen" y "ser respetuosos" con la presunción de las personas. "Las condenas las hacen los jueces, no las hacemos los ciudadanos ni los titulares de prensa", ha añadido.
Pedro Sanz ha asegurado que la dimisión es una decisión personal y que cada cual actúa como considera más oportuno. "Hay quien decide marcharse, hay quien espera", ha añadido.
EVITAR LA "HISTERIA"
El vicepresidente del Senado ha mantenido el discurso que ya lanzó este lunes el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, quien ante la dirección de su partido apostó por la contundencia contra la corrupción, pero sin dejarse llevar por la "histeria" ni por la "exigencia" de quien no está en condiciones de dar "lecciones", en alusión a los socialistas.
El portavoz del partido, Pablo Casado, aseguró después de esa reunión sin embargo que Rita Barberá tiene que pensar si en su situación está aportando algo al partido, porque si la respuesta es negativa, "hay vida más allá de la política".