Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La vida útil de Garoña acaba en 2019 y no en 2011, según los trabajadores

Imagen de archivo de una de las salas de la central nuclear de Santa María de Garoña. EFE/Archivotelecinco.es
El presidente del comité de empresa de la central nuclear de Garoña, Alberto César González, ha observado hoy que la vida útil de la planta finaliza en 2019 y no en 2011 por lo que si el titular del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, quiere cumplir el programa electoral tendría que esperar a esa fecha para cerrarla.
González, en declaraciones a Efe, ha explicado que según el dictamen del Consejo de Seguridad Nuclear, en su apartado 4, la vida útil de Garoña finaliza el 5 de julio del año 2019.
Ha señalado que el programa electoral del PSOE admite el cierre de las plantas atómicas que finalicen su vida útil y ha recalcado que lo que tiene que hacer el presidente del Gobierno si quiere cumplir con su promesa, es proceder al cierre, cuando finalice esa vida útil.
El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, aseguró ayer que dado que se han cerrado en el mundo todas las centrales nucleares de la generación de la de Garoña salvo una en el Reino Unido, "la excepción es la prórroga" de su actividad.
El presidente del comité de empresa ha advertido de que los trabajadores defenderán hasta el último extremo sus puestos de trabajo y lucharán "con todas las medidas legales" a su alcance.
Preguntado por si acudirán a los tribunales de justicia si se cierra Garoña, ha admitido que en ese caso se pondrá en marcha un "plan B" en el que no descartan ninguna posibilidad.
Para Alberto César González, los trabajadores no perciben que las recientes declaraciones del presidente del Gobierno supongan el cierre de la planta en 2011, sino su posible cierre cuando finalice su vida útil, es decir, en 2019.
Ha señalado también que son muchas las personas del propio Gobierno y del PSOE que están en contra del cierre de Garoña y que el presidente del Gobierno tendrá que meditar mucho un posible cierre y dejar en la calle a cerca de un millar de trabajadores.
El presidente del comité de empresa se ha preguntado cómo se puede plantear el posible cierre de una planta que, según ha reconocido el propio Consejo de Seguridad Nuclear, se encuentra entre las 50 mejores del mundo.
Asimismo ha agradecido y destacado los múltiples apoyos que están recibiendo y ha resaltado que los trabajadores continuarán con las movilizaciones para defender sus puestos de trabajo.