Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una niña de tres años, tatuadora profesional

La mayoría de las niñas de tres años suelen dibujar con rotuladores, pero Ruby Dickinson va más allá. Esta jovencita se ha convertido en la tatuadota más joven tras aprender el arte de dibujar sobre la piel de su padre que tiene un centro de tatuajes. Blane, de 36 años, ha encargado en EEUU una máquina especial para unas manos pequeñas como las de Ruby. La niña recibirá el kit en su cuarto cumpleaños el próximo octubre. 
Blane está más que orgullosos de su hija. "Ella tiene muy claro que de mayor quiere ser una artista del tatuaje". De momento, el objetivo de Blane es que la niña le haga un dibujo en la pierna por su 40 cumpleaños.
Ruby ya da clases de tatuaje después del colegio y practica en un kit de juguetes por las tardes en la tienda de su padre. Blane espera que su hija supere el récord de la canadiense Emilie Darrigade, que le tatuó una mariposa a su padre cuando ella tenía cinco años. Ruby ya es capaz casi de terminar su dibujo favorito, una mariposa. EBP