Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El 54% de los pacientes con artrosis no realiza ningún tipo de actividad física y tiene un IMC elevado

El 54 por ciento de los pacientes con artrosis no realiza ningún tipo de actividad física y tiene un índice de masa corporal (IMC) elevado, según se desprende de un trabajo realizado por los investigadores del IDIAP Jordi Gol, en el que se han analizado a 300 personas mayores de 40 años, Se trata de la enfermedad reumática más prevalente, que afecta a un 12 por ciento de la población mayor de 40 años y que genera una "gran demanda médica". Además, representa el 6 por ciento de todas las muertes relacionadas con la artritis.
El 54 por ciento de los pacientes con artrosis no realiza ningún tipo de actividad física y tiene un índice de masa corporal (IMC) elevado, según se desprende de un trabajo realizado por los investigadores del IDIAP Jordi Gol, en el que se han analizado a 300 personas mayores de 40 años,
Se trata de la enfermedad reumática más prevalente, que afecta a un 12 por ciento de la población mayor de 40 años y que genera una "gran demanda médica". Además, representa el 6 por ciento de todas las muertes relacionadas con la artritis.
En este sentido, los expertos han recordado la importancia de la prevención. "Las medidas no farmacológicas, como el seguimiento de una dieta y de ejercicio físico, en etapas iniciales y aún no invalidantes es fundamental para intentar frenar la evolución e impedir la aparición de complicaciones y deformidades incapacitantes", ha comentado la investigadora Alba Muriscot.
ACTIVIDAD FÍSICA COMO UN TRATAMIENTO MÁS
Asimismo, prosigue, las actuaciones de futuro no farmacológicas pasan por concienciar a la población de la importancia de las medidas no farmacológicas frente al dolor y promocionar la actividad física como un tratamiento más.
"En una situación ideal deberíamos poder enviar a la gente a hacer 'aquagym' o natación, al igual que enviamos a rehabilitación cuando tienen crisis de dolor importante; introduciendo un programa de ejercicio físico durante 3 meses, de al menos 2 veces por semana. Y después que los pacientes pudieran seguir por su cuenta. Habría que acompañar esta introducción de ejercicio con dieta en la mayor parte de los casos, tal vez a través de talleres de iniciación dando pautas de comida y cocinar correctamente", ha enfatizado.
Otro de los aspectos analizados por el proyecto de investigación ha sido observar la adecuación de los tratamientos. En este sentido, Muriscot, se ha observado que hay una "buena" adecuación farmacológica siguiendo las guías clínicas, por lo que ante dolores agudos se ha prescrito en un 86,7 por ciento de los casos antiinflamatorios, y en el 84,8 por ciento paracetamol.
Asimismo, en los pacientes con dolor crónico su tratamiento habitual es con 71,8 por ciento el paracetamol tal como marcan las guías clínicas, aunque también se ha observado que en un 36 por ciento de la muestra no se prescribía o no necesitaba ningún tipo de tratamiento.
"Está claro que el tratamiento de la artrosis no es únicamente el farmacológico, sino que el no farmacológico es igual de importante sobre todo en fases iniciales. Pero esto implica un esfuerzo por parte del paciente y no siempre están dispuestos a realizar", ha zanjado la experta.