Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El padre de Marta: "Estamos como al principio"

"Pienso que estamos como al principio" cuando "no había nada claro", ha denunciado el padre de Marta.
Antonio ha vuelto a reiterar que su hija no se ha ido de forma voluntaria porque "ella no era así y no ha pensado en ningún momento en irse". Según ha apuntado, "ahora es cuando la Policía se está dando cuenta que no es una chiquillada".
Respecto al joven que vio por última vez a Marta, el padre de la menor ha asegurado que "no han hablado" con él, "ni él ha colaborado para ponerse en contacto con nosotros". "No sé cómo llamarle si sospechoso o yo que sé", ha comentado.
Preguntado por el silencio de los agentes, Antonio ha dicho que "nos podían decir a hecho pasado, si han descartado alguna vía, si ha habido batidas o algo". Según ha comentado, los agentes "no nos dicen nada".
El miércoles, el padre de la joven dio una rueda de prensa tras declarar de nuevo en la Jefatura de la Policía, donde le preguntaron por cosas a las que ya había contestado como "si falta alguna prenda, los nombres de sus amigos, si se llevó un bolso o el DNI" y datos sobre las amistades que figuran en la agenda de la menor. "A mí se me abren las carnes porque veo que pasa el tiempo, que mi hija está por ahí y que la Policía no tiene nada fiable, aunque tira de todos los hilos", aseguró Antonio.
Sobre las últimas horas de la menor en casa, el padre explicó que por la mañana estaba "muy feliz" y bajó a comprar un quemador de incienso con el que llenó toda la casa de olor a Semana Santa, y por la tarde quedó con un joven con el que había mantenido una relación y que fue quien la dejó de nuevo a las 20.30 horas, cuando se perdió su rastro.
Explicó que recibe muchas llamadas telefónicas y mensajes de personas que creen saber el paradero de su hija, y se lamentó de que "muchas de ellas" sean "maliciosas" y se producen a altas horas de la noche. Antonio del Castillo está "loco por volver a ser un ciudadano normal y corriente, pero esto no termina". CGS / EPF