Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Así son los pedales del MP4/23

Pedro de la Rosa vuelve a dar una lección magistral sobre los entresijos de la Fórmula 1. El piloto de McLaren explica cómo funcionan los pedales del MP4/23.
A diferencia de un coche de calle, en los monoplazas sólo hay dos pedales: el acelerador (o gas) y el freno: "Igual que un Kart. Pesan unos dos kilos, bastante ligeros. El de frenada es el que aguanta más presión, porque en las frenadas tenemos que dar una patada brutal al freno para generar unos 100 bar de presión".
Para aguantar tanta presión, el pedal de freno está hecho de titanio. El acelerador o gas "ha de aguantar menos presión y lo hacen de aluminio para ganar algo de peso". El pedal de acelerador tiene una especie de aletas laterales, cuya función explica De la Rosa: "Nosotros las llamamos las banderas. Se hacen para que en las curvas el pie no baile. Si no, los pies se descontrolarían mucho".
Aparte de la estructura estándar de los pedales, cada piloto añade su toque personal. El de Pedro es un mayor grosor en el pedal de freno, a modo de un gran taco, que permite que el pedal esté mucho más cerca del piloto: "En las frenadas fuertes, cuanto más cerca lo tengo de mi, tengo un ángulo de ataque más agresivo y más bueno".
Lo más importante de los pedales es, según De la Rosa, "que vayan cómodos. Como el asiento, es una parte integral del cockpit. El proceso para hacerlos es muy artesanal, porque a lo largo de los años los vas modificando y adaptando a lo que quieres".
Lo más difícil para los mecánicos es cambiarlos. Al estar delante del monocasco, una pieza única de fibra de carbono, es muy difícil acceder a ellos. Se puede tardar unos quince minutos.
JNP