Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un perro dispara a un cazador neozelandés en las nalgas

Desde África a Oceania, pasando por Europa, muchos cazadores usan perros. Foto: EFE.telecinco.es
Disparo en el culo y un perro que no fue el mejor amigo de su amo. Un cazador neozelandés de 40 años había estado de montería con un grupo de amigos en los bosques de Dargaville, en la isla del norte de Nueva Zelanda, y se estaba sentando en el asiento posterior de su coche cuando su can saltó encima del gatillo y disparó el arma, hiriéndole en un glúteo.
El cazador, cuyo nombre no ha sido divulgado, fue transportado en helilcóptero al hospital de Whangarei donde ha sido operado para quitarle la bala y ahora se encuentra estable, recuperándose en el hospital.
"Creía que el fusil no estaba cargado", ha dicho a la policía. El hombre ha tenido suerte dentro de lo que cabe, según el sargento Ian Anderson, quien señala que hay que tener mucha precaución en la manipulación de armas de fuego.