Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las personas con sobrepeso que toman bebidas dietéticas comen más

Investigadores de la Universidad Johns Hopkins, en Estados Unidos, han observado que las personas con sobrepeso que optan por las bebidas dietéticas comen más que quienes prefieren los tradicionales refrescos con azúcar, según los resultados publicados en la revista 'American Journal of Public Health'.
En su trabajo querían analizar el papel que juegan las bebidas bajas en calorías a la hora de ayudar a las personas a perder peso. Para ello, analizaron los datos de una encuesta realizada en Estados Unidos a 24.000 personas durante 10 años.
En ella observaron que las personas con sobrepeso u obesidad solían consumir la misma cantidad de calorías diarias con independencia de lo que bebieran, pero aquellos que optaron por bebidas dietéticas (tanto refrescos 'light' como bebidas isotónicas o tes) las obtuvieron más de lo que comían. No obstante, se trata de una asociación en la que no está claro el papel que juegan estas bebidas, apuntan los expertos.
En concreto, vieron que las personas con sobrepeso que consumían estas bebidas comían de media 1.965 calorías diarias, en comparación con las 1.874 calorías de quienes preferían los refrescos convencionales.
Y en el caso de las personas obesas, su ingesta calórica ascendía a unas 2.058 calorías de media cuando optaban por las bebidas dietéticas y 1.897 si eran más partidarios de los refrescos, unas diferencias que para los autores del trabajo son "significativas".
De hecho, explica la investigadora principal Sara Bleich, esto podría deberse a que los edulcorantes artificiales que utilizan estas bebidas 'light' pueden afectar al metabolismo o a las ansias, como ya han apuntado algunos estudios. O, por contra, podía significar que estas personas deciden comer más ya que están evitando calorías gracias a estas bebidas.
"Pasar de los refrescos azucarados a estas otras bebidas debe ir acompañado de otros cambios en la dieta, especialmente una reducción de los aperitivos", ha señalado esta experta.
El estudio, no obstante, ya cuenta con algunos críticos que consideran que todavía es pronto para determinar el papel que juegan estas bebidas en la pérdida de peso. Además, lamentan que en el estudio no se haya hecho un seguimiento temporal de los participantes y se haya limitado a hacer una foto de lo que cada individuo consume.
"Perder o mantener el peso se consigue equilibrando las calorías consumidas con las que se queman a través de la actividad física", dijo la Asociación Americana de Bebidas en un comunicado.