Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El juez podría reabrir el caso de Diana Quer a la vista de los datos rescatados del móvil

Los técnicos han logrado descifrar la información que venía en la pequeña memoria llamada flash del teléfono de Diana. Esa información es cifrada en forma de números pero la han convertido en información legible y completa. Para eso han empleado un software de la empresa Cellebrite que ha logrado hackear el móvil sin necesidad de PIN. El programa israelí es muy conocido entre las policías de todo el mundo. Y el resultado del informe que han volcado en un disco duro, es un éxito. Como nos cuenta el perito judicial informático David del Olmo, lo que han obtenido es todo el contenido del teléfono de Diana, borrado y no borrado, todo lo que hizo Diana en las últimas horas; por donde pasó con coordenadas GPS, las wifis a las que se enganchó, las torres o antenas a las que se conectó el terminal, las llamadas que borró, los whatsapp  que se quedaron sin enviar al amigo al que le dijo que se sentía acosada por un feriante, o los comprometidos que borró ella o quienes la raptaron. Puede que sí borraran porque la abordaron cuando lo estaba utilizando, y luego se autobloqueara el móvil y ya no pudieran. También hay fotografías y videos, los borrados también están. Todo hasta que el móvil se apagó en el agua... Son 16.000 páginas llenas de datos que ya están analizando. Comparan ya la información con la obtenida de la copia de seguridad. Pero ojo, Diana no pudo actualizarla durante esa noche porque el iPhone obliga a conectar el teléfono a la red y a una wifi para que funcione automáticamente la copia. Significa que las últimas horas antes de su desaparición, van a ser descubiertas ahora. La información del móvil de Diana que faltaba para completar el puzle de su desaparición viajó ayer a España desde Alemania donde está la sede europea de la empresa Cellebrite. La madre de Diana entrevistada por Informativos Telecinco esta misma mañana ha confirmado que ya sabía la noticia, aunque no oficialmente y que estaba esperanzada. "Yo lo que quiero es que encuentren a Diana" ha confesado después de atendernos y explicarnos que no sabe qué podrán extraer que no se sepa ya, "pero cualquier dato que ayude a la investigación bienvenido sea", ha dicho con prudencia. Una empresa española que prefiere no tener protagonismo también ha participado. La intervención ha costado poco más de 2000 euros porque no se ha comprado la llave específica que abre ese modelo de iPhone, simplemente se ha utilizado ayudados por una empresa española y otra israelí. El juez que autorizó la apertura podría reabrir el caso a la vista de los datos obtenidos.