Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La prensa sueca destaca la profesionalidad de Sara Carbonero

Después de centrar su atención en la delgadez de la Princesa de Asturias, la prensa sueca se ha centrado en la periodista Sara Carbonero como una de las figuras más destacadas del Mundial de fútbol. Un aspecto destacable es el hecho de que determinados diarios de la prensa sueca hayan cambiado el foco de la atención: más allá de valorar su físico, los elogios a Carbonero hacen referencia a su profesionalidad. En este sentido la califican como "la mejor periodista deportiva del mundo".
Aunque persisten las referencias a su físico, la pasión de los suecos por nuestra reportera parece ir un paso más allá. No sólo la bautizan como "la más bella del mundo", sino que también la consideran "una de las mejores periodistas de España", según publica 'Expressen'.
Por muy halagador que pueda parecer y sonar este título, nada tiene que hacer contra el que publica el periódico 'Aftonbladet': este tabloide sueco no se corta al considerarla "la mejor periodista deportiva del mundo".
Estos calificativos se oponen a los comentarios que, desde hace semanas, tanto la prensa nacional como la internacional está publicando sobre ella. La periodista deportiva parece haber encontrado en Suecia a un grupo de admiradores que no cuestionan su trabajo y, además, ven en ella a "la mejor" y "más bella" periodista deportiva "del mundo".
Sea como fuere, y pese a que los comentarios publicados no siempre sean positivos, Sara se está convirtiendo el 'el personaje' del mundial. Ella sigue optando por no hacer ningún comentario al respecto, aunque seguro que no le importa haberse convertido en una de las personas más buscadas en internet en las últimas semanas. Como dirían muchos: "bien o mal, pero que hablen..."