Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La rehabilitación no ayuda al bebé fumador

Han pasado seis meses desde que las imágenes de un niño de dos años fumando sorprendieron al mundo. Ardi Suganda todavía está "enganchado" a los cigarrillos a pesar de que se le metió en un programa de rehabilitación.
Una televisión norteamericana de noticias ha viajado hasta la isla de Sumatra para encontrar a Aldi fumando aún dos paquetes de cigarrillos al día. Sus padres Rizal y Diana dicen que saben los daños que se está causando a la salud, pero le permiten fumar para evitar sus rabietas, explica Dailymail.com.
"Esperamos que lo deje", dice su madre Diana. "Pero no puedo soportar seguir viendo cómo se daña a sí mismo. ¿Qué más podemos hacer que aceptar que es como es?"
Admite que las imágenes de su hijo que dieron la vuelta al mundo le llevaron a saber el daño mortal que estaba viviendo su hijo. "Si realmente puede dejar de fumar, será un niño muy sano, sin ninguna enfermedad", asegura la madre al programa de la CBS 'The Early Show'. "Pero ahora, no sabemos que pasará en el futuro".
Sus padres explican que empezó a fumar cuando tenía once meses, durante los viajes diarios al mercado donde venden pescado. "Estaba muy quisquilloso, llorando todo el tiempo cuando estábamos allí. Por eso le dejamos jugar solo. Un día le seguimos y descubrimos que cogía un cigarrillo de un puesto. Tenía un cigarrillo en su mano ya encendido. Sabía cómo hacerlo muy bien, como un adulto". 
Poco después, Aldi estaba fumando más de 40 cigarrillos al día. De hecho, su madre explica que a menudo usa un cigarrillo para encender el siguiente.
La pediatra Alanna Levine ha indicado que un niño que fuma tantos cigarrillos al día puede ser adicto a la nicotina por lo que no es fácil para él dejar de fumar de repente. Pero hay muchos efectos a largo plazo sobre los niños que fuman o están expuestos al humo del tabaco. "Pueden verse un incremento de afecciones respiratorias, del oído y daños pulmonares permanentes. Daña la capacidad de los pulmones para funcionar, lo que reduce su tolerancia al ejercicio y contribuye a la obesidad y los problemas metabólicos que pueden aparecer más tarde", indica la doctora.
"Los pulmones de este niño todavía se están desarrollando. Por lo que algo que perjudique a sus pulmones va a dañarlos permanentemente y va a reducir su función pulmonar para el resto de su vida", observa Levine.