Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mantequerías, comercios exquisitos que tratan de sobrevivir al paso del tiempo

Acompáñenos a un viaje en el tiempo y sentirán la esencia de la tradición gracias al esfuerzo de tres generaciones. El olor a embutido impregna las manos de Andrés, que tiene claro el secreto de su éxito: "La calidad y el buen trato". Porque, aquí, los clientes se sienten como en casa. Entre conservas gourmet, azafrán y dulces artesanos, Andrés, su hermano y su nieto impulsan el negocio que su padre inició hace sesenta años, cuando las legumbres se empaquetaban a mano. Tesoros de una época pasada, que también recuerda Josep Ravell. Con vinos de primera calidad y productos gourmet, sigue buscando la excelencia. "Es un negocio apasionante, un trato con el cliente divino, hay mercado para que haya más", explica. Porque con un vistazo rápido a este escaparate, nos queda claro que “las cosas más insospechadas existen aquí". Personajes conocidos han podido comprobarlo: "Por ejemplo la vicepresidenta del Gobierno, cada vez que viene a Sevilla nos visita. Vargas Llosa, Carlos Herrera…" Un reconocimiento que anima a continuar lo que comenzó hace 66 años.