Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un sacerdote brasileño deja embarazada a una menor de 15 años

SacerdoteInformativos Telecinco/ Agencias

Un sacerdote de una parroquia brasileña ha sido suspendido de su cargo canónico después de haber dejado presuntamente embarazada a una menor, con aproximadamente 15 años. Mientras la policía ya se encuentra investigando el caso, el obispo no ha tenido piedad con el culpable y sólo pide que se "cumpla justicia y misericordia" en una nota pública donde narra los hechos. 

El sacerdote brasileño, Vitoriano Campos Ambrósio, ha sido señalado por su parroquia después de haber dejado presuntamente embarazada a una joven de tan sólo 15 años. La Diócesis de Quixadá ha sido tajante en este tema y, ante las supuestas dudas que rodean al que hasta ahora era sacerdote, ha decidido "suspender preventivamente del ejercicio sacerdotal al padre Ambrósio".
La parroquia ha elaborado una nota pública en el que espera que el padre "responda a los procedimientos legales y canónicas de la Santa Sede". Sin embargo, antes de expulsarlo drásticamente del catolicismo, le dan "la gran oportunidad de defenderse de los hechos que se le imputan" aunque, evidentemente, "carecerá de oficina y cualquier otra funcion que ejerce en la Iglesia" hasta que se aclare todo el conflicto. 
En cuanto al marco legal, la policía del estado de Ceará se encuentra investigando todos los sucesos ocurridos en la localidad de Quixeramobim e intentando constatar la edad exacta de la chica en el momento que se realizó el acto sexual. Un grave problema si se tiene en cuenta que en el país brasileño se castiga de ocho a 15 años de prisión a aquellas personas que se acuestan con jóvenes menores de 14 años. Un delito demasiado grave que parece estar ligado al sacerdote, ya que él mismo parece haber confirmado el hecho a su círculo más íntimo. 
El obispo diocesano de Quixadá declara que en estos momentos tan delicados de los afectados sólo se pueden "dirigir a Dios y al mismo tiempo que se cumpla justicia y misericordia".