Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACNUR propone crear oficinas de asilo en las fronteras de Ceuta y Melilla

El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) propone al Gobierno que establezca delegaciones de la Oficina de Asilo y Refugio (OAR) en las fronteras de Ceuta y Melilla para agilizar la detección de posibles refugiados, abrir una vía de acceso regular, legal y segura para que puedan pedir protección internacional y aligerar la situación en los Centros de Estancia Temporal, que están desbordados.
Esta es una de las propuestas en las que trabaja el Alto Comisionado para mejorar el sistema de asilo en España, después de remitir, la semana pasada, un informe a la Administración con una batería de recomendaciones como desarrollar un protocolo con "criterios claros" para determinar los traslados humanitarios desde las ciudades autónomas a la Península que dé prioridad a los posibles refugiados.
Así lo ha explicado en una entrevista con Europa Press la representante del ACNUR en España, Francesca Friz-Prguda, quien considera necesario adoptar medidas ante el incremento "considerable" de potenciales solicitantes de asilo entre las personas que acceden a España por Ceuta y Melilla "durante el último año o año y medio". De hecho, el Alto Comisionado va a reforzar por ello su presencia en estas fronteras.
Según afirma, "las personas procedentes de países que emiten refugiados eran antes el cinco, el ocho o el diez por ciento" de quienes ingresaban en los CETI. "Hace dos semanas superaban el 35% y ahora creo que está por encima", apunta Friz-Prguda. La responsable de ACNUR denuncia que, sin embargo, "no hay un acceso regular, legal y seguro en estos momentos en Ceuta y Melilla para aquellos que buscan protección internacional".
"Tienen o que saltar la valla, algo que sólo pueden hacer los hombres, ya que sólo hay un caso de una mujer que lo haya conseguido, y hombres jóvenes en condiciones casi olímpicas; o recurrir a las mafias, comprando papeles, entrando escondidos en coches y demás, lo que limita mucho las posibilidades. No hay una forma segura para entrar", ha explicado.
En su opinión, sería conveniente abrir representación de la OAR en ambas ciudades, "para lo que hay fondos europeos disponibles", que trabajasen "mano a mano" con ACNUR, porque tampoco existen "sistemas de rápida identificación de personas con necesidad de protección internacional ni tampoco de derivación rápida y eficaz de otros casos de acuerdo con la legislación nacional e internacional".
"Una víctima de trata es posible que no tenga un motivo de asilo recogido en la Convención de Ginebra, pero es muy probable que necesite otro tipo de protección. En lugar de enviar a todos al mismo canal y bloquearlo, se trata de establecer un cribado previo, derivarles a donde corresponda y después decidir", ha explicado.
LOS SIRIOS SE ENCUENTRAN LA PUERTA CERRADA
Para la representante del ACNUR, esta medida, combinada con un protocolo definido para los traslados que prime la derivación a la Península de los solicitantes de asilo, sería beneficiosa tanto para los potenciales refugiados, que no se verían "atrapados" en los centros de estancia temporal, como para "desincentivar las llegadas irregulares", al reducirse la posibilidad de que los migrantes económicos sean enviados a suelo peninsular.
Pone como ejemplo la situación de Siria, "en el cuarto año del peor conflicto desde la II Guerra Mundial", cuyos ciudadanos tienen las "fronteras cerradas" en España como si fueran inmigrantes irregulares. "Si una familia se presenta en Ceuta a las ocho de la mañana y dice 'somos sirios, queremos entrar y pedir asilo en España', que por favor, les dejen pasar, que no tengan que volver a las mafias, separarse de sus niños y enviarles de uno en uno, que se producen tragedias", clama Friz-Prguda.
El Alto Comisionado considera que España tiene más capacidad de acogida de la que está empleando para los refugiados, cuenta con "un sistema muy garantista" y una red de atención "muy potente". Sin embargo, "falla la práctica" y los mecanismos presentan fricciones que pueden arreglarse "con un poco de voluntad política". Con todo, descarta que una gestión más eficaz de los solicitantes de asilo como la que reclama fuera a incrementar de forma inasumible las peticiones.
"El sistema tiene sus dinámicas y si lo manejas de forma coherente, sistemática y a través de un periodo de tiempo estable que no dependa de vaivenes políticos o partidistas, tiene un impacto y tiene un beneficio, tanto para el sistema de asilo como para que cada vez haya menos inmigración irregular y más regular. Si no puedes cuadrar este círculo en la frontera, ante la duda, atiende a tus obligaciones internacionales", dice la responsable del ACNUR en España.