Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los pediatras de AP avisan a los partidos políticos de la "deficiente" situación de las consultas infantiles

La presidenta de la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap), Concepción Sánchez Pina, ha alertado a los partidos políticos de la "deficiente" situación de las consultas infantiles en los centros de salud ya que, tal y como ha argumentado, habitualmente sólo hay un profesional por turno y no cuenta con el apoyo del resto de equipo de Atención Primaria como, por ejemplo, enfermería o trabajadores sociales.
De hecho, según datos del Portal de Estadística del Ministerio de Sanidad hay 6.400 plazas de pediatría en los centros de salud españoles y de estas, un 30 por ciento aproximadamente no están cubiertas por pediatras titulados. Además, faltarían más de 2.000 médicos con título de pediatra en los centros de salud de nuestro país, ya que una de cada tres plazas de los centros de salud no está cubierta por pediatras con el título oficial de la especialidad.
"Por otro lado, en muchas circunstancias los pediatras no tienen el suficiente apoyo para el seguimiento adecuado de estos niños con patología crónica, tenemos que prestar asistencia a enfermedades crónicas que van en aumento, como el asma, el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) así como enfermedades mentales y obesidad", ha manifestado Sánchez Pina.
Además, prosigue, muchos pediatras de Atención Primaria de España empezarán a jubilarse en cinco años, llegando a superar las cifras de entrada de residentes de la especialidad, lo que provocará que no haya suficientes pediatras para el recambio generacional. Por ello, desde la organización han avisado que no entienden porqué no se cubren como mínimo las 432 plazas ya acreditadas para formar pediatras en los hospitales docentes españoles.
Y es que, según el estudio 'Oferta y necesidades de médicos especialista en España 2010-2025', publicado en diciembre 2011 por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Pediatría de Atención Primaria es de las pocas especialidades médicas que mantendrán un déficit moderado de especialistas según previsiones para 2020 y 2025; por lo que bajará el número de pediatras de 182 a 158 pediatras en niños menores de 15 años por cada 100.000 habitantes.
PROPUESTAS PARA LOS PARTIDOS POLÍTICOS
Ante esto, la AEPap ha propuesto incrementar el número de plazas MIR paulatinamente, hasta alcanzar las necesidades que el modelo de atención infantil español requiere, hasta que cada niño tenga un pediatra asignado; aumentar la rotación de los residentes de pediatría por Atención Primaria (AP); e incorporar las nuevas enfermeras de pediatría en las bolsas de trabajo de las gerencias de AP.
"Deberían hacerse pequeños reajustes de plantillas en los centros de salud para proteger a la población infantil. Muchos pediatras trabajan solos, sin formar equipo con enfermería. Cada niño debería tener un pediatra de AP y una enfermera especialista en pediatría trabajando en equipo, juntos, puerta con puerta, en su centro de salud. Debería respetarse en todas las autonomías el equipo de asistencia infantil", ha aseverado.
Del mismo modo, la organización ha abogado por incrementar la presencia de los pediatras de primaria como profesores asociados en la universidad.; aumentar la presencia de pediatras en los puestos técnicos o políticos de las consejerías y gerencias de AP; y hacer la Atención Primaria más atractiva laboralmente para los pediatras priorizando la reconciliación de la vida laboral y familiar, compensando/incentivando (ya sea económicamente o de otra forma) los destinos con población dispersa y turnos desfavorables, favoreciendo el acceso a la formación y sustituyendo las ausencias reglamentarias.
"La infancia es una ventana única de oportunidades; al invertir en la infancia se aumenta la productividad y el crecimiento económico de la sociedad, se invierte en nuestro futuro y en el de nuestro país. También, aplicando los derechos internacionales de los niños generamos equidad, cohesión social y calidad democrática. En definitiva, hay que hacer un esfuerzo por parte de todos, políticos y profesionales, para invertir tiempo y energía en mejorar la atención a los niños, y en especial aquellos que están en situación de riesgo", ha zanjado la asociación.